Enfermedades víricas

Las enfermedades víricas típicamente tienen una aparición aguda o repentina de múltiples lesiones. Pueden presentarse manifestaciones sistémicas (que incluyen fiebre, malestar, linfoadenopatía, diarrea y linfocitosis). Sin embargo, es importante darse cuenta de que no todos los pacientes con enfermedades víricas tienen manifestaciones sistémicas. Todas las enfermedades víricas mencionadas a continuación, excepto la mononucleosis infecciosa, tienen un estadio vesicular. Las vesículas se rompen con rapidez y con frecuencia no son evidentes a los pacientes o a los médicos.

Normalmente, los tipos 1 y 2 del virus del herpes simple* (VHS) infectan la mucosa epitelial y oral. El tipo 1 afecta preferentemente a la mucosa y a la piel por encima de la cintura, mientras que el tipo 2 normalmente infecta a la zona genital, pero ocasionalmente el patrón se invierte. Los individuos infectados de VHS albergarán el virus latente en los ganglios nerviosos regionales durante el resto de sus vidas. La infección sintomática principal con el VHS que afecta a la boca se llama gingivoestomatitis herpética* primaria. Aunque el herpes primario es frecuente sobre todo en niños, puede darse en adultos mayores sin anticuerpos para el VHS.

Imágenes de gingivoestomatitis herpética primaria:
pg26a
pg26b
pg26c
pg26d
gingivoestomatitis herpética primaria

Los signos y síntomas del herpes primario incluyen la aparición repentina de fiebre, malestar, linfoadenopatía dolorosa a la palpación de la cabeza y cuello, y vesículas y úlceras en cualquier punto de la mucosa oral y la faringe, los labios y el epitelio perioral. Normalmente, la encía aumenta su tamaño y presenta eritema. Las lesiones son dolorosas y por ello resulta difícil comer y beber. Las lesiones se resuelven de forma espontanea, normalmente en el plazo de 10 a 14 días.

Existen diversos fármacos sistémicos y tópicos para los pacientes que necesiten tratamiento. Una consideración importante para el tratamiento farmacológico es que cuando antes se inicie el tratamiento, mejor es el resultado. El tratamiento sintomático y paliativo incluye el mantenimiento de la hidratación, especialmente en niños, y analgésicos sistémicos y tópicos.

Las causas más documentadas de las lesiones herpéticas recurrentes* son la radiación ultravioleta, el traumatismo mecánico y la inmunosupresión. El herpes recurrente tiene vesículas y úlceras que aparecen en las superficies queratinizadas de la mucosa. Las lesiones forman un grupo compacto. Con frecuencia, un pródromo repentino de dolor, hormigueo o entumecimiento precede a la aparición de las lesiones. La frecuencia de la recurrencia varía con el individuo. La resolución de las lesiones varía de una a varias semanas, pero es constante para cada persona. Puesto que las lesiones herpéticas se resuelven de forma espontanea en un periodo de tiempo relativamente corto, muchos pacientes no solicitan o necesitan tratamientos.

pg26f
Herpes labial
pg26g
Lesión herpética recurrente

La varicela* es la infección primaria con el virus varicela-zóster. La enfermedad empieza con malestar, fiebre, faringitis y linfoadenopatía. Aparece una erupción cutánea pruriginosa en la cara y el tronco, y se extiende a las extremidades. Las lesiones epiteliales empiezan como vesículas que se rompen y forman costras. Se producen en oleadas o tandas sucesivas. Las lesiones orales pueden aparecer como vesículas que se rompen para formar úlceras indoloras. Normalmente, la varicela es una infección relativamente leve, aunque molesta, en los niños inmunocompetentes. Tiende a tener características clínicas más importantes en los adultos. Puede ser algo grave en pacientes inmunodeprimidos. Normalmente, el tratamiento es paliativo y sintomático en los niños inmunocompetentes. Los medicamentos antivíricos, como el aciclovir, el famciclovir y el valaciclovir son útiles en pacientes inmunodeprimidos, adultos y bebés. Hay disponible una vacuna para la varicela. Parece ser muy eficaz, pero se desconoce la duración de la inmunidad.

pg27a
Varicela
pg27b
Herpes zóster

El herpes zóster, o culebrilla*, representa la reactivación del virus de la varicela-zóster en una persona previamente infectada. El zóster no tiende a recurrir con tanta frecuencia como el herpes simple. Normalmente, empieza con un dolor repentino, hormigueo o adormecimiento en la distribución de un nervio sensitivo.Es importante tener en cuenta de que la neuralgia asociada con la etapa del pródromo del zóster puede afectar inicialmente a uno o más dientes de un cuadrante, simulando entonces un dolor de dientes, debido a la inflamación o la necrosis de la pulpa. Los pacientes que comuniquen dolor en los dientes que no muestren anomalías clínicas o radiográficas NO deben someterse a procedimientos dentales con el objetivo de eliminar el dolor.

A la neuralgia en la etapa del pródromo del zóster, le siguen las vesículas y úlceras de aspecto similar a las ocasionadas por el herpes simple. Puesto que las lesiones siguen una distribución nerviosa, se extienden hasta la línea media y se detienen. Las vesículas y las úlceras del zóster normalmente se resuelven en el plazo de varias semanas. Sin embargo, la neuralgia puede ser extremadamente intensa y persistente durante semanas o meses. Los fármacos antivíricos, cuando se administran de forma temprana en el transcurso de la enfermedad, parecen ser beneficiosos para reducir la neuralgia.

La herpangina*, ocasionada mayoritariamente por el virus Coxackie A, presenta una aparición aguda de fiebre leve, malestar y linfoadenopatía, faringitis, náuseas y diarrea. En muchos casos no tiene manifestaciones sistémicas. Las lesiones orales incluyen vesículas y úlceras de la mucosa oral posterior, especialmente en el velo del paladar y en la zona de los pilares amigdalinos. El tratamiento incluye analgésicos, descanso y animar al paciente a beber mucho líquido. Normalmente, la herpangina es una enfermedad leve y se resuelve en aproximadamente una semana.

herpangina
herpangina

La fiebre aftosa humana* es una infección causada por virus Coxackie A o B. Tiene una aparición repentina de fiebre leve y faringitis. Las lesiones orales consisten en vesículas y úlceras que pueden afectar a cualquier área de la mucosa oral. Las lesiones epiteliales consisten en máculas eritematosas y vesículas de las palmas de las manos, las plantas de los pies, y los dedos de manos y pies. Normalmente, la enfermedad se resuelve en el plazo de una semana. El tratamiento incluye analgésicos, descanso y animar al paciente a beber mucho líquido. El pronóstico es bueno.

pg28b
Fiebre aftosa humana

La mononucleosis infecciosa* es una infección vírica ocasionada por el virus de Epstein-Barr. La infección en niños puede ser asintomática. Los pacientes sintomáticos pueden presentar faringitis, linfoadenopatía cervical, fiebre, malestar, hiperplasia del hígado y bazo y, a veces, erupción cutánea. A veces, las lesiones orales presentan e incluyen petequias del paladar, hiperplasia de las amígdalas palatinas, necrosis de la superficie de la mucosa que recubre las amígdaleta de mordida y gingivitis ulcerativa necrotizante. El diagnóstico se confirma mediante pruebas serológicas para los anticuerpos heterófilos. La mononucleosis infecciosa se trata con descanso y analgésicos. Normalmente se resuelve en el plazo de 4 a 6 semanas.

Mononucleosis infecciosa
Mononucleosis infecciosa

El sarampión es una infección vírica potencialmente grave que ocasiona fiebre, malestar, tos, linfoadenopatía, faringitis y una erupción de la piel maculopapular eritematosa. Les lesiones orales aparecen de forma temprana en la enfermedad y consisten en máculas rojas con centros blancos en la mucosa bucal, conocidas como manchas de Koplik. El aspecto más importante del sarampión es la capacidad de que surjan complicaciones, incluyendo la neumonía y la encefalitis. La vacunación es de una importancia crítica. Para los pacientes infectados, está indicado el descanso y los cuidados paliativos. Actualmente, el sarampión es raro, gracias a los programas de vacunación obligatoria

To view the Decision Tree for Oral Mucosal Lesions, click on one of the options shown.