Superficie eritematosa, ulcerada y vesicular de la mucosa oral

Muchas enfermedades ocasionan úlceras en la mucosa oral. Una vez se forma una úlcera, independientemente de la enfermedad, resulta una molestia. Por ello, el diagnóstico diferencial de las úlceras de la mucosa oral es importante para la salud de los pacientes y de los proveedores sanitarios. Algunas veces, las úlceras están precedidas por ampollas pero, con frecuencia, es imposible determinar si había una ampolla, pues en la cavidad oral estas se rompen rápidamente. Las ampollas pequeñas (2-5 mm) se llaman vesicles, mientras que las grandes (mayores de 5 mm) se llaman bullas(en singular, bulla).

En algunas enfermedades, al aplicar presión lateral a un área de la piel o de la mucosa de apariencia normal, se puede provocar la formación de una ampolla. Este fenómeno se conoce como signo de Nikolsky. Puede presentarse el signo de Nikolsky en la epidermólisis bullosa, el pénfigo, el penfigoide de la membrana mucosa, el liquen plano y el lupus eritematoso. No todos los pacientes con estas enfermedades muestran signo de Nikolsky.

Signo de Nikolsky
Signo de Nikolsky

Se puede obtener de los pacientes con enfermedades ulcerativas y vesiculares una historia clínica detallada, y debe incluir las siguientes preguntas:

  1. ¿Desde cuándo han estado presentes las lesiones? Esto ayuda a distinguir entre enfermedades agudas y crónicas. Las enfermedades genéticas normalmente están presentes desde el nacimiento o la infancia temprana.
  2. ¿Las lesiones son recurrentes? En caso afirmativo:
    1. ¿Con qué frecuencia reaparecen?
    2. ¿Cuánto tiempo tarda en curar cada lesión? Las úlceras orales recurrentes que curan en la misma cantidad de tiempo para un paciente particular son características de las úlceras aftosas y del herpes recurrente.
    3. ¿Recurren en las mismas localizaciones? Las lesiones herpéticas recurrentes normalmente reaparecen en la misma localización.
  3. ¿El paciente ha observado ampollas? Si se han observado ampollas, se pueden excluir las siguientes enfermedades del diagnóstico diferencial: úlceras aftosas, úlceras de mononucleosis infecciosa, úlceras traumáticas, y úlceras debidas a bacterias.
  4. ¿El paciente ha observado lesiones en la piel, ojos o genitales? Algunas enfermedades sistémicas pueden aparecer con lesiones extraorales.
  5. ¿El paciente ha tenido fiebre, malestar o linfoadenopatía asociada con las lesiones? Una respuesta positiva puede indicar que un agente infeccioso, normalmente vírico, ha ocasionado la lesión.
  6. ¿Qué medicamentos toma el paciente? Los medicamentos pueden ocasionar úlceras orales.
  7. ¿Otros miembros de la familia tienen lesiones similares? Normalmente, la epidermolisis bullosa es una enfermedad familiar.

Las lesiones eritematosas, ulcerativas y vesiculares se clasifican según su causa, en caso de que se conozca. Las lesiones se clasifican como hereditarias, autoinmunes, víricas, micóticas (candidiasis) e idiopáticas (causa desconocida). Las bacterias, rara vez ocasionan úlceras orales y no se comentan aquí.

To view the Decision Tree for Oral Mucosal Lesions, click on one of the options shown.