Fracturas de raíz y corona

Las fracturas de corona son las lesiones más comunes en la dentición permanente y pueden presentarse de diversas formas. La forma más simple es la fractura incompleta de corona. Es un agrietamiento del esmalte sin pérdida de la estructura dental. No requiere tratamiento, excepto la realización de pruebas de vitalidad pulpar.14 Las fracturas que se extienden dentro de la dentina suelen ser muy sensibles a la temperatura y otros estímulos. La fractura de corona más grave provoca que la pulpa esté completamente expuesta y contaminada en un ápice dental cerrado. Un impacto horizontal puede fracturar la raíz. El principal signo clínico de la fractura radicular es la movilidad. Se debe realizar una evaluación y examen radiográficos de los dientes adyacentes para determinar la ubicación y la gravedad de la fractura, así como la posibilidad de una fractura alveolar asociada.12 Según el nivel de la lesión, se determinará el tratamiento adecuado.

Imagen 5. Fractura dental.
Fotografía que muestra un ejemplo de fractura dental