Resumen

Ya sea por realizar ejercicio físico, participar en competencias o sólo disfrutar de una actividad recreativa, cada vez más estadounidenses cuidan su salud participando en actividades deportivas. Durante la última década, 46 millones de niños estadounidenses practicaron deportes. Se estima que 30 millones de estos niños participaron en deportes organizados. Las lesiones deportivas representan del 10% al 39% de todas las lesiones dentales. Los niños más propensos a sufrir lesiones bucales relacionadas con el deporte tienen entre 7 y 11 años de edad. 29,43,45-47

Aproximadamente 15 millones de estadounidenses sufren lesiones dentales, y se pierden 5 millones de dientes anualmente en lesiones relacionadas con los deportes. Durante cada temporada, los deportistas tienen una probabilidad de 1 en 10 de sufrir una lesión facial o dental. De hecho, el riesgo de por vida de una lesión de este tipo se estima en alrededor del 45%, según la Fundación Nacional de Deportes Juveniles (National Youth Sports Foundation). La NYSSF estima que se avulsionan más de 3 millones de dientes en eventos deportivos juveniles. También informa que los deportistas que no usan protectores bucales tienen 60 veces más probabilidades de experimentar traumatismos en la cavidad oral.41 Según una encuesta reciente encargada por la Asociación Estadounidense de Ortodoncistas (American Association of Orthodontists, AAO), el 84% de los niños no usan protector bucal durante deportes organizados porque no están obligados a usarlos, incluso en el caso de que estén obligados a llevar cascos u otros equipos de seguridad.44 De acuerdo con un análisis reciente llevado a cabo por el Estudio Nacional de Vigilancia de Lesiones Relacionadas con los Deportes en la Escuela Secundaria (National High School Sports-related Injury Surveillance Study), el 72,5% de las lesiones dentales ocurrieron cuando los deportistas no llevaban puesto el protector bucal. Si bien los datos indicaron que las lesiones dentales no eran tan comunes como otras lesiones, la mayoría de los traumatismos dentales ocurrieron cuando el deportista no estaba utilizando un protector bucal.53 La odontología desempeña un papel importante en el tratamiento de las lesiones bucales y craneofaciales que ocurren durante las actividades deportivas.

Antes de la década de 1980, existían pocos datos científicos acerca de la evaluación de las lesiones relacionadas con los deportes. Se han establecido diversos sistemas de vigilancia de lesiones con el objetivo de rastrear accidentes y lesiones relacionadas con el deporte. Si bien todos los sistemas de vigilancia de lesiones proporcionan información valiosa sobre las lesiones deportivas generales, existe muy poca información disponible sobre las lesiones dentales o craneofaciales. Con respecto a la recopilación y el análisis de datos, el campo está abierto para que la odontología asuma un papel de liderazgo en la evaluación de las lesiones dentales que se producen en las actividades deportivas.3 Una de las razones de la falta de estudios científicos sobre este tema es la ausencia de capacitación académica de odontología deportiva. Kumamoto y otros enviaron una encuesta a 69 facultades de odontología en los Estados Unidos y Canadá sobre la oferta de asignaturas de odontología deportiva, opiniones sobre cómo brindar dicha asignatura, construcción de protectores bucales y tratamiento de traumatismos. De las 19 facultades de odontología con la asignatura Odontología Deportiva, 17 la incluían en el plan de estudios de grado: 12 como una asignatura obligatoria y las 5 facultades restantes como una asignatura optativa. Dos facultades ofrecían dicha asignatura a nivel de postgrado. Los datos del estudio también concluyeron que más de la mitad de las facultades que enseñan Odontología Deportiva no tratan a ningún grupo deportivo externo de forma regular.4

El propósito de este curso es describir las diversas lesiones dentales relacionadas con los deportes, analizar los tres tipos de protectores bucales y el papel del equipo dental en las lesiones relacionadas con el deporte y la odontología deportiva.