Paso Dos - Aislar la superficie del diente

El aislamiento es el aspecto más crítico en la colocación correcta de un sellador. Si la superficie del diente grabado se contamina con saliva, el material de resina no se adherirá porque el proceso de remineralización comienza en cuanto la saliva toca la superficie grabada. La pérdida del sellador y no lograr la retención inmediata se deben principalmente a la humedad o la contaminación salival. Un dique de goma es el método ideal para el aislamiento dental de los selladores, pero no siempre es posible o apropiado para niños pequeños. Los rollos de algodón, las almohadillas absorbentes, los sistemas de campo seco y el aislamiento para un solo diente se utilizan con éxito. Se están estudiando nuevos materiales a prueba de humedad, y se están llevando a cabo más investigaciones al respecto (la Imagen 9 muestra métodos de aislamiento aceptables).

Si se utiliza un producto de ionómero de vidrio, no es necesario el aislamiento ya que estos productos no son sensibles a la contaminación por humedad.

Imagen 9. Métodos de aislamiento.
Imagen que muestra métodos de aislamiento aceptables