Paso Ocho: Evaluar el Sellador

Inmediatamente después de que el material se haya curado, se debe evaluar la retención, la oclusión y los defectos. Utilice una sonda para controlar la retención e identificar defectos. Si un sellador se pierde, lo más probable es que suceda inmediatamente. Si hay burbujas, huecos o si se sale parte del material, se puede agregar más material de sellado. Será necesario volver a aislar y grabar con ácido antes de colocar el material nuevamente. La oclusión del sellador debe controlarse con una cinta de articulación (Imágenes 18 y 19). Si hay alguna indicación de interferencia, el exceso del material de sellado debe eliminarse utilizando una pieza de mano de alta o baja velocidad con una fresa redonda de acabado.

Imagen 18.
Fotografía que muestra el uso de la cinta de articulación para evaluar la oclusión después de la colocación del sellador
Imagen 19.
Fotografía que muestra el control de la oclusión después de la colocación del sellador