Descripción general de los receptores de imágenes intrabucales

Las imágenes radiográficas intrabucales se pueden tomar con receptores digitales o con película radiográfica. Los receptores de imágenes digitales pueden ser sensores rígidos y receptores de placa de fósforo. Los receptores digitales intrabucales vienen en tamaños comparables a los de la película odontológica convencional. Por lo general, los receptores digitales rígidos vienen en tamaños 0, 1 y 2, mientras que los receptores de placa vienen en tamaños 0, 1, 2, 3 y 4. La gama de tamaños disponibles depende del fabricante del producto específico. Los receptores digitales no se pueden esterilizar. Por lo tanto, es importante utilizar técnicas de control de infecciones apropiadas para preparar y cubrir los receptores digitales antes de colocarlos dentro de la boca. Consulte las recomendaciones del fabricante para conocer los procedimientos de control de infecciones apropiados para los receptores digitales.

pg01a
Rigid CCD Digital Sensor
Sirona Dental Systems, LLC
Digital Phosphor Plate
Air Technique, Inc.
F-Speed Dental Film
Kodak Dental Systems

Los receptores digitales rígidos se consideran receptores digitales directos y vienen en formatos alámbricos e inalámbricos. Estos receptores rígidos suelen ser, o dispositivos de carga acoplada (chargecoupled device, CCD), o sensores de semiconductor de óxido metálico complementario (complementary metal oxide semiconductor, CMOS). El mismo receptor se puede utilizar para cada proyección, reposicionándolo para la próxima vista después de la exposición. Estos receptores digitales directos convierten el haz de rayos X en una señal electrónica, que luego se convierte en una señal digital, misma que aparece como una imagen en escala de grises y se almacena en una computadora. La imagen digital aparece casi de inmediato en el monitor de la computadora.

También existen receptores digitales indirectos que se conocen como placas de fósforo de almacenamiento (storage phosphor plates, SPP) o placas de fósforo fotoestimulables (photostimulable phosphor plates, PSP). Estas placas tienen una emulsión de fluorohaluro de bario activado por europio, que almacena la imagen latente después de la exposición. Las placas de fósforo se deben manipular con cuidado para evitar abrasiones en la emulsión y artificios en la imagen resultante.1 Se necesita una placa por separado para cada proyección, y las placas se deben borrar exponiéndolas a luz blanca antes de reutilizarlas.

Una vez expuesta la placa, el receptor se escanea por láser y la imagen se digitaliza y muestra en el monitor de la computadora. En los modelos de escáner más nuevos, la placa se borra después del paso de escaneo, pero antes de que la placa salga del dispositivo.

Las imágenes digitales se pueden ajustar de diferentes maneras para ver la información. Entre las funciones de mejora del software están: cambios de densidad, contraste, coloración, aproximación o amplificación de áreas de interés específicas, medición, reversión de la imagen y la aplicación de filtros para disminuir el ruido o definir contornos. El mejoramiento de imágenes tiende a ser subjetivo y depende de las preferencias visuales del profesional de la salud que las interpreta.2 También se puede llevar a cabo una sustracción usando imágenes digitales. Este es el proceso que se usa para comparar un área antes y después del tratamiento, a fin de evaluar sus avances o cambios. La computadora sustrae las dos imágenes y la imagen resultante representa la diferencia o cambio entre la tomada antes y la tomada después del tratamiento. La exposición con sustracción digital es necesaria para registrar las imágenes antes de la sustracción. Es raro que las imágenes sean idénticas en cuanto a colocación o geometría de proyección, pero se deben equiparar estructuralmente para poder determinar el cambio real entre las dos imágenes tomadas en momentos diferentes.3

Después de obtener la imagen, esta se puede almacenar en la computadora, imprimir o enviar por vía electrónica en caso de derivación a otro profesional o de reclamación a una compañía aseguradora. La radiografía digital facilita el almacenamiento y el acceso a ver, duplicar, imprimir o transferir por vía electrónica la imagen. Las imágenes diagnósticas digitales son parte integral de un registro electrónico completo, sin la necesidad de espacio de almacenamiento físico y sin el temor de que las imágenes se dañen o destruyan. Sin embargo, es importante respaldar diariamente los registros del paciente para evitar pérdidas de datos. Existe una variedad de medios que se pueden usar para el almacenamiento de respaldo, como discos duros externos, CD, DVD o la tecnología de nube.

En las imágenes diagnósticas digitales, al igual que en la película radiografía, se utilizan colimadores de haces de rayos X para reducir el área de exposición en la superficie de la piel, con una preferencia por la colimación rectangular y dispositivos de sujeción de receptores para disminuir las tomas repetidas. La colimación rectangular, más que la redonda, disminuye tanto la radiación primaria como la radiación dispersa, lo que no solo beneficia al paciente, sino también mejora la calidad de la imagen.4 Puesto que los receptores digitales son más sensibles que la película a la radiación dispersa, se recomienda la colimación rectangular en los sistemas de imagenología diagnóstica digital. Existen varios dispositivos comerciales que el profesional de la salud puede utilizar para lograr la colimación rectangular y disminuir la exposición.5 Los receptores digitales actuales ofrecen tanta o más reducción de la dosis que la película de velocidad F, con utilidad de diagnóstico comparable.2

La mayoría de los errores en la técnica y de exposición se pueden producir tanto con los receptores digitales como con la película convencional, con unas cuantas excepciones. La mayor ventaja de las imágenes diagnósticas digitales es la eliminación de los errores de revelado, que son las causas más frecuentes de repetición de tomas en la radiografía sobre película. Además, la imagenología diagnóstica digital elimina la necesidad de cuarto oscuro, procesador y mantenimiento de sustancias químicas, que requieren tiempo y esfuerzo extra cuando se hacen debidamente, y el prolongado tiempo de revelado. Independientemente del sistema de imagenología diagnóstica que se utilice, el profesional de la salud deberá tomar todas las medidas necesarias para disminuir la cantidad de radiación que el paciente reciba, en cumplimiento del principio ALARA (as low as reasonably achievable [lo más baja que sea razonablemente posible]). Lo principal en la reducción de la dosis, es la aplicación de criterios de selección en la determinación de las radiografías necesarias.4