Manejo del paciente

La exposición correcta de los receptores intrabucales consta de cuatro pasos básicos: colocación del receptor, alineación vertical de la angulación del DIP (cono), alineación horizontal de la angulación del DIP (cono) y centrado del rayo central. Puede haber errores en la técnica si cualquiera de estos procedimientos se lleva a cabo de modo incorrecto

Errores en la preparación del paciente

Los odontólogos deberán explicar siempre el procedimiento radiográfico al paciente y darle instrucciones claras sobre qué puede hacer para ayudar a asegurar una imagen de calidad, evitar la repetición de tomas y disminuir la exposición a la radiación. El error más común en esta categoría es el movimiento. Los factores que hacen que el paciente se mueva son:

  • molestias
  • posición con la cabeza sin apoyo
  • arcadas secas o deglución
  • discapacidad del paciente

Molestias

Las molestias se pueden atender mediante la colocación suave y apropiada del receptor, indicando al paciente que cierre la boca lentamente y usando bordes acojinados que se puedan fijar al receptor. La colocación de los receptores más hacia la línea media del paladar y hacia la lengua sobre la mandíbula, hará la colocación más cómoda para el paciente. Doblar, plegar o arrugar la película o el receptor de placa de fósforo digital, producirá artificios que podrían poner en riesgo la calidad diagnóstica de la imagen radiográfica.

pg10
Edge Ease® and Slip Ease®, Strong Dental Products, Crosstex® International

Apoyo para la cabeza

La cabecera del sillón odontológico deberá colocarse contra el lóbulo occipital, en la base de la parte posterior del cráneo. Esto dará apoyo a la cabeza durante los procedimientos radiográficos y disminuirá las probabilidades de movimiento. La colocación apropiada de la cabecera posiciona el plano de oclusión paralelo al piso y el plano sagital medio perpendicular al piso para las periapicales superiores y las interproximales (con aletas de mordida). Resulta útil reajustar la cabeza para elevar un poco la barbilla del paciente para las periapicales inferiores. Esto mejora la visibilidad del piso de la boca para la colocación del receptor y mantiene el piso de la boca más relajado.

Arcadas secas y deglución

El reflejo de arcada es un mecanismo de protección del cuerpo que sirve para despejar de obstrucciones las vías respiratorias. Todos los pacientes tienen reflejo de arcada, pero algunos son más sensibles que otros. El reflejo de arcada se puede estimular cuando el receptor hace contacto con el paladar blando, la base del lengua o la pared posterior de la faringe. Al hacer un estudio completo de imágenes radiográficas bucales, se recomienda empezar en la región anterior de la boca. La colocación anterior tiene menos probabilidades de estimular el reflejo de arcada y, además, ayudará a que el paciente se acostumbre y se sienta más cómodo con el procedimiento.

Para asegurar que el paciente tenga una experiencia rápida y sin complicaciones, prepare todo el equipo antes de colocar el receptor en la boca. La configuración de la exposición se deberá hacer por anticipado, y la cabeza del rayos X se deberá colocar en el área de exposición aproximada. También ayuda indicar al paciente que degluta una vez antes de colocar el receptor. Se puede indicar al paciente que deje de morder con fuerza o que retire el receptor tan pronto como termine la exposición. Otros procedimientos recomendados para controlar las arcadas consisten en respirar profundamente por la nariz o la boca, anestesiar la boca con comprimidos de dulce, enjuague bucal, agentes anestésicos tópicos o redirigir la atención del paciente.11 Las técnicas de distracción, como pedir al paciente que levante una pierna, doble los dedos del pie hacia el cuerpo, etc., ayudan a que la atención se concentre en la tarea en vez de en las arcadas. Cuando un paciente empiece a tener arcadas, retire el receptor, muéstrese confiado y tranquilizador, e inténtelo de nuevo. Una imagen radiográfica panorámica puede ser un complemento útil de las radiografías intrabucales cuando las áreas molares sean sumamente difíciles de tolerar para el paciente o de obtener para el profesional de la salud.

Discapacidad del paciente

Algunos pacientes pueden necesitar asistencia durante el procedimiento radiográfico debido a discapacidades físicas o cognitivas, a lesiones o a padecimientos médicos. En tales circunstancias, puede ser necesario pedir a un familiar o acompañante que ayude a sujetar al paciente en la posición necesaria. Se deberá proporcionar protección contra radiación tanto al paciente como a la persona que brinde ayuda. El profesional de la salud debe pensar cuál técnica dará mejor resultado, según la situación. Por ejemplo, un paciente con enfermedad de Parkinson puede tolerar mejor las radiografías intrabucales con tiempos de exposición breves que una imagen panorámica, para la cual es necesario mantener una posición fija y un ciclo de exposición más prolongado. Tener experiencia con el ángulo de bisección y las técnicas de oclusión, puede ser útil en situaciones que distan de ser ideales y requieren estrategias alternativas para obtener imágenes diagnósticas.