Principios de la proyección de imágenes exactas 

Para entender mejor las imágenes diagnósticas radiográficas, resulta útil considerar que una radiografía es una imagen proyectada de los dientes y las estructuras circundantes, similar a una fotografía. Independientemente de que se usen receptores rígidos, receptores digitales de placa de fósforo o película convencional, el propósito del receptor es registrar la imagen o el área de interés proyectada. Al explicar los principios de la proyección de imágenes exactas, la fuente de fotones radiográficos es el punto focal del ánodo objetivo del interior del tubo de rayos X, dentro de la cabeza de rayos X. Los principios de la proyección de imágenes exactas se pueden resumir de la siguiente manera:

Principio uno: Los rayos X deberán emitirse desde la fuente de radiación más pequeña posible.

Cuando los electrones inciden en el punto focal, se emiten rayos X. Cuanto más pequeño es el punto focal dentro de la cabeza o tubo radiográfico, mayor es el detalle o la resolución de la imagen resultante. Los fabricantes determinan el tamaño del punto focal, de modo que el operador no puede modificarlo. No obstante, el punto focal puede agrandarse con el tiempo debido al uso continuo del aparato. Cuando el punto focal se agranda, la imagen radiográfica resultante se vuelve menos nítida. La mancha focal deberá verificarse mediante un programa de aseguramiento de la calidad. Los dispositivos de prueba de resolución determinarán cualquier cambio en el tamaño del punto focal e indicarán cuándo pudiera ser necesario reemplazar la cabeza radiográfica. Estas pruebas pueden ser parte de las inspecciones estatales obligatorias de los aparatos radiográficos.

Image: X-rays are emitted as electrons strike the focal spot.

Principio dos: La distancia entre la fuente de rayos X y el objeto deberá ser la mayor posible.

La distancia entre la fuente de rayos X y el objeto se refiere a la distancia entre el punto focal y el objeto a registrar. El uso de un dispositivo indicador de posición (DIP o cono) largo, de extremo abierto, permitirá que los fotones radiográficos emerjan en una línea más recta y, por lo tanto, estos producirán una imagen más exacta desde el punto de vista dimensional. Cuanto más recta sea la línea de fotones radiográficos, menos divergente será el haz de rayos X. La imagen resultante será una representación más precisa y nítida de las estructuras radiografiadas y con menos amplificación de la imagen.

Image: The x-ray source-to-object distance should be as long as possible.

Principio tres: La distancia entre el objeto y el receptor deberá ser la menor posible.

El objeto al que se refiere este principio, es el diente o las estructuras radiografiadas. Colocar el objeto cerca del receptor disminuye la amplificación y aumenta la nitidez de la imagen. La técnica de ángulo de bisección se basa más en este principio único, que la técnica de paralelismo. Sin embargo, la técnica de ángulo de bisección no cumple con los otros principios de la proyección de imágenes exactas. Por consiguiente, es más propensa a distorsionar las formas y no se recomienda como técnica principal. La distorsión de la forma se define como una desviación respecto de la forma verdadera del objeto.

Image: The object-to-receptor distance should be as short as possible.

Principio cuatro: El receptor y el eje longitudinal del diente deberán ser paralelos entre sí.

Cuando el receptor y el eje longitudinal del diente son paralelos (como en la técnica de paralelismo), la distorsión de la imagen radiográfica disminuye. El paralelismo del receptor y la estructura mejora la exactitud anatómica y disminuye la distorsión de las formas.

Image: The receptor and long axis of the tooth should be parallel to each other.

Principio cinco: El haz de rayos X deberá ser perpendicular al diente y al receptor

El haz de rayos X se debe dirigir perpendicularmente, es decir, en ángulo recto respecto al eje longitudinal del diente, para que idealmente, también sea perpendicular al receptor. Cuando no se sigue este principio, se observa un error en angulación vertical o en longitud, y la imagen resultante parecerá acortada (más corta que el objeto real) o alargada (más larga que el objeto real). La incidencia del haz de rayos X en ángulo recto mejora la exactitud anatómica y disminuye la distorsión de las formas.

Image: The x-ray beam being directed perpendicular to the receptor.

Estos mismos principios de proyección de imágenes exactas se pueden demostrar mediante el uso de una linterna eléctrica para proyectar la sombra de un objeto en la pared de una habitación oscura. Completar este sencillo ejercicio puede ayudar al radiólogo novato a entender mejor cómo aplicar estos principios y su importancia en la obtención de imágenes exactas. Asimismo, indica cómo y por qué se incurre en errores técnicos cuando no se respeta el principio.

La técnica radiográfica “perfecta” incorpora simultáneamente los cinco principios de proyección de imágenes exactas. Lamentablemente, no se ha encontrado ninguna técnica ideal que reúna todos los requisitos de la proyección de imágenes exactas. Sin embargo, la técnica de paralelismo, en la que suelen usarse dispositivos de sujeción de receptores, es la técnica intrabucal preferida porque sigue la mayoría de los principios de la proyección de imágenes exactas mencionados con anterioridad.