Conclusión 

La hipersensibilidad dentinaria es un problema frecuente que afecta a muchos pacientes odontológicos. Cuando un paciente se presenta con síntomas de hipersensibilidad dentinaria, se le debe examinar y dar información sobre las opciones terapéuticas disponibles para aliviar el problema. El paciente es parte de ese proceso, ya que sus hábitos cotidianos pueden ser parte del problema y si no cambian, la afección puede persistir.

En la mayoría de los casos, la causa inicial de la hipersensibilidad dentinaria es la recesión de la encía, que expone los túbulos dentinarios. Una vez que los túbulos están expuestos, el paciente es propenso al dolor en respuesta a estímulos térmicos, táctiles u osmóticos. La administración de los tratamientos desensibilizantes debe ser sistemática. La prevención y los tratamientos de venta sin receta (lo que incluye pastas dentales y tiras desensibilizantes) son un buen punto de partida, que puede complementarse posteriormente con tratamientos en el consultorio dental si fuera necesario.