Dentalcare.mx

Conceptos Actuales en Odontología Preventiva
Cepillo dental manual versus eléctrico

Autor del curso: Connie M. Kracher, PhD, MSD

Cepillo dental manual versus eléctrico

Tanto los cepillos dentales manuales como los eléctricos pueden eliminar eficazmente la placa si el paciente utiliza la técnica correcta y cepilla durante un período de tiempo adecuado (Imágenes 10 y 11).  No obstante, ciertos diseños de cepillos de dientes son más eficaces para eliminar la placa que otros.  Algunos estudios demuestran que los cepillos eléctricos de rotación oscilante pueden ser más efectivos para eliminar la placa que los cepillos manuales. También se demostró que los cepillos de dientes eléctricos son tan seguros como los cepillos de dientes manuales si se utilizan correctamente.

Imagen 11. Cepillo eléctrico.
image showing a manual toothbrush
Imagen cortesía de Sunstar Americas
Imagen 11. Cepillo eléctrico.
image showing a power toothbrush
Imagen cortesía de Crest® + Oral-B®

Existen muchos cepillos de dientes eléctricos disponibles en el mercado. También existen cepillos a batería menos costosos para los pacientes que desean probar un cepillo eléctrico por primera vez. Sin embargo, existen muchas más opciones de cepillos dentales profesionales que aquellos que funcionan a batería. Por ejemplo, el cepillo dental eléctrico de Procter & Gamble Oral-B® Pro Series cuenta con una luz roja en el mango que parpadea cuando el paciente presiona demasiado. Resulta difícil para los pacientes que siempre han utilizado cepillos dentales manuales cambiar a uno eléctrico. Por ello, recomiendo que, si el paciente desea cambiar su cepillo de dientes manual por uno eléctrico, se quiten temporalmente todos los cepillos manuales de su casa para que se vea obligado a usar al eléctrico. Los pacientes suelen volver a usar el cepillo de dientes manual si tienen uno cerca y alternan entre los dos. Dado que se necesita más de una semana de práctica para generar el nuevo hábito, tener acceso al cepillo manual puede afectar el cambio hacia el eléctrico. Para ser realista, el paciente debe encontrar un cepillo dental que pueda usar durante al menos dos minutos dos veces al día, como recomienda la ADA. Su cepillo de dientes favorito puede ser manual, a baterías o eléctrico. La clave es encontrar uno que le guste y que use diariamente para eliminar la placa y las colonias bacterianas.

Los cepillos dentales eléctricos pueden ser eficaces para todos los pacientes, particularmente para aquellos que tengan poca destreza manual o limitaciones físicas. Un mango grande es ideal para los pacientes que no pueden asir los cepillos de dientes manuales pequeños, tales como aquellos que tengan artritis o hayan sufrido un accidente cerebrovascular. Se debe alentar al paciente a que pruebe los diferentes cepillos de dientes manuales y eléctricos, y determine cuál es el mejor para él. No obstante, se debe indicar al paciente que use el nuevo cepillo de dientes durante al menos cuatro semanas, ya que toma aproximadamente 3 a 4 semanas desarrollar un hábito. Probar nuevos productos dentales requiere tiempo para adaptarse a los nuevos hábitos.

Personalmente recomiendo que cuando un paciente desea cambiar de un cepillo dental manual a uno eléctrico, se quiten temporalmente todos los cepillos manuales de su casa ya que los pacientes suelen alternar el cepillo de dientes manual y el eléctrico, y no desarrollan el hábito con el cepillo de dientes eléctrico.

Existen varias técnicas de cepillado de dientes manual: el barrido horizontal, Bass, Stillman, Charters y Fones, para nombrar algunos. El método más popular que utilizan los pacientes sin información es el barrido horizontal. Desafortunadamente, se pueden dañar la encía y el esmalte si se realizan movimientos bruscos y si las cerdas son demasiado duras. El método de Stillman se utiliza para masajear y estimular la encía colocando las cerdas en un ángulo de 45 grados y realizando movimientos vibratorios/ pulsantes. El método de Charters también implica colocar las cerdas en un ángulo de 45 grados y realizar un movimiento rotatorio o vibratorio introduciendo las cerdas en los espacios interproximales. El método de Charters puede recomendarse a los pacientes con ortodoncia para que limpien los brackets y las bandas.

Un método preferido de los adultos es el de Bass modificado (Imagen 12). Este método fue el primero que se centraba en eliminar la placa y los detritos del surco gingival combinando el cepillo dental suave y el hilo dental. Este método es eficaz para eliminar la placa en los márgenes gingivales y controlar la placa que conduce a la enfermedad periodontal y la caries. En la técnica de Bass, el cepillo se coloca en el surco gingival en un ángulo de 45 grados hacia los ápices del diente. La acción vibratoria, descripta como un vaivén horizontal, provoca un pulso de las cerdas que limpia el surco. Se agrega el término 'modificado' para indicar que se realiza un barrido final con el cepillo hacia la superficie oclusal para eliminar los depósitos subgingivales. Se recomiendan diez barridos para cada zona. Este es el único método de cepillado de dientes que coloca las cerdas del cepillo en los surcos.

Imagen 12. Método de Bass Modificado.
Modified Bass brushing method

Para los niños, se prefiere el método rotatorio denominado técnica de Fones (Imagen 13) puesto que los niños no tienen la destreza manual para realizar una técnica más avanzada. La técnica de Fones es un método circular similar al movimiento de discado de los viejos teléfonos. Se aprietan los dientes y se coloca el cepillo dentro de las mejillas. El cepillo se mueve en forma circular sobre los dientes maxilares y mandibulares. En la región anterior, los dientes se colocan en una posición de borde contra borde y se continúa el movimiento circular. Los niños se adaptan a esta técnica bastante rápidamente.

Imagen 13A. Técnica de Fones.
Fones Method, part 1
Imagen 13B. Técnica de Fones – Dientes anteriores
Fones Method, part 2

Independientemente del cepillo de dientes que se utilice, se debe enseñar al paciente a eliminar la placa en un orden secuencial al cepillarse para asegurarse de que no omita superficies del esmalte o cemento expuesto. Se debe mostrar al paciente en un espejo la técnica adecuada. Incluir también el cepillado de la lengua para eliminar los depósitos y bacterias. Luego, el paciente debe mostrar al odontólogo que entendió la instrucción de higiene oral cepillándose los dientes con la técnica enseñada. Es siempre preferible una combinación de instrucciones orales y escritas. Existen estudios que han demostrado que brindarle al paciente demasiadas instrucciones a la vez resulta abrumador. No adoptará los nuevos hábitos a menos que entienda y crea que tienen valor y son importantes.