Dentalcare.mx

Conceptos Actuales en Odontología Preventiva
Bebidas endulzadas con azúcar

Autor del curso: Connie M. Kracher, PhD, MSD

Bebidas endulzadas con azúcar

Los refrescos, las bebidas deportivas y las bebidas energéticas que contienen azúcar son populares en los EE.UU. El consumo frecuente de bebidas azucaradas contribuye a la formación de caries dentales. Según el Centro de Control de Enfermedades (Center for Disease Control, CDC), el 63% de los jóvenes y el 49% de los adultos consumen bebidas azucaradas todos los días. Este tipo de bebidas incluyen: soda regular, bebidas frutales, bebidas deportivas, bebidas energéticas, aguas endulzadas, cafés y tés con azúcar agregada. Entre los jóvenes, su consumo es mayor en los varones, adolescentes, negros no latinos o jóvenes que viven en familias de bajos ingresos. Entre los adultos, el consumo es mayor entre los varones, jóvenes adultos, negros no latinos o mexicanos-estadounidenses o adultos con bajos ingresos. En 2001, la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomendó que los niños y adolescentes no consumieran bebidas energéticas, dado que pueden ser dañinas para ellos, especialmente para los niños en riesgo; por ejemplo, con diabetes, convulsiones, anormalidades cardíacas o trastornos de conducta. Sin embargo, las estadísticas recientes del Instituto Nacional de Salud (National Institutes of Health, NIH) indican que los hombres de entre 18 y 34 años consumen la mayoría de las bebidas energéticas y casi 1/3 de los adolescentes entre 12 y 17 años beben bebidas energéticas de forma regular. Los refrescos se han relacionado con afecciones como la obesidad y la diabetes tipo 2. Un refresco no dietético contiene agua carbonatada, azúcar agregada y sabores. Cada lata de soda contiene el equivalente de unas diez cucharaditas o 40 gramos de azúcar. El Mountain Dew ® es tan popular en los Estados Unidos que la frase acuñada "Boca de Mountain Dew" es un término reconocido que utilizan los odontólogos para identificar a los pacientes diagnosticados con caries rampante o erosión.

Un estudio reciente publicado en Odontología General (General Dentistry), la revista clínica de la Academia de Odontología General (AGD) indicó que hay un aumento en el consumo de bebidas energéticas y deportivas, especialmente entre los adolescentes. Los investigadores realizaron un experimento de laboratorio en el que expusieron muestras de esmalte dental humano a 13 bebidas energéticas y deportivas diferentes; y descubrieron que las bebidas energéticas tenían el potencial de ser más dañinas que las bebidas deportivas después de cinco días. Incluso si se consumen bebidas sin azúcar para prevenir la caries dental, los ácidos en este tipo de bebidas pueden causar la erosión del esmalte si se consume de forma crónica. En más de una ocasión hemos escuchado la frase "todo con moderación". Como profesionales de la odontología, debemos educar a nuestros pacientes acerca del consumo frecuente de bebidas azucaradas y el potencial de desarrollar una caries dental. Sin embargo, pedirles a nuestros pacientes que dejen de beber su bebida favorita parece poco razonable. Si les pedimos a nuestros pacientes que consuman su bebida favorita con las comidas y no durante todo el día, se reduciría el número de ataques diarios de ácido láctico al esmalte y al cemento expuesto.