Dentalcare.mx

Solubilidad del ácido y de la hidroxiapatita

La solubilidad de la hidroxiapatita se ve enormemente afectada por el pH de los fluidos bucales: En general, un ambiente más ácido provoca que la hidroxiapatita se vuelva más soluble, mientras que un ambiente menos ácido hace que la hidroxiapatita sea menos soluble.1,11-13 En un ambiente oral sano, que no está expuesto a ataques ácidos causados por ácidos dietéticos, gástricos o medicinales, el fluido de la placa y la saliva están sobresaturados con iones de calcio, fosfato e hidroxilo, que previenen la disolución del esmalte de los dientes. (A pesar de esta sobresaturación, sin embargo, los cristales de hidroxiapatita no crecen continuamente en la superficie del diente. Esto se debe a que la saliva contiene inhibidores proteicos del crecimiento de los cristales de la hidroxiapatita, tales como estaterina, así como proteínas ricas en prolina que cubren la superficie del esmalte y evitan la siembra de los cristales expuestos.1)

Si un ataque ácido provoca que la placa líquida y la saliva se vuelvan cada vez más ácidas, los iones de calcio, fosfato e hidroxilo se combinan con el hidrógeno, y eliminan dichos iones de la solución. Por lo tanto, la solución se vuelve insaturada con respecto a la hidroxiapatita, y se disuelve la estructura dura del diente. Cuanto más insaturados sean el fluido de la placa y la saliva, mayor será la disolución.1,13En general, la solubilidad de los tejidos duros dentales aumenta por un factor de 10 con una gota de cada unidad de pH. La disolución continúa hasta que la saturación se establezca una vez más.

Debido a que la placa dental está muy cerca del diente, y generalmente impide el acceso de la saliva al esmalte, se pone más atención al nivel de sobresaturación en el líquido interbacteriano en la placa dental. Este líquido pierde su sobresaturación muy rápidamente en respuesta a la exposición a la sacarosa y se vuelve más insaturada a medida que la concentración de la sacarosa aumenta. Se ha descubierto que las exposiciones frecuentes a la sacarosa, que hacen que el pH del fluido de la placa dental aumente y disminuya de forma repetida y rápida, agotan los depósitos de calcio y fosfato en la placa. Esto promueve la insaturación inducida por el pH, que aumenta el potencial cariogénico del líquido de la placa. Esta es la razón por la cual se considera que la ingesta frecuente de azúcar es más dañina que una sola ingesta total de azúcar, en relación con las caries.8,14