Desarrollo de la lesión de caries

Las etapas iniciales de la lesión de caries se caracterizan por una disolución parcial del tejido. La capa superficial mineralizada pasa a tener un grosor de 2 μm a 50 μm, y la lesión subsuperficial pierde entre el 30% y el 50% de los minerales en el esmalte y la dentina. En un examen clínico, la lesión aparece de un color blanquecino y atenuada. En la práctica, el objetivo es detener el proceso en la etapa en que la lesión parece una mancha blanca cuando la intervención todavía puede no ser quirúrgica.

Si la lesión avanza, la capa externa del esmalte puede cavitarse. A esta altura, la lesión no es reversible y requiere de una intervención quirúrgica. Además de observar un agujero notorio en el diente durante el examen clínico, el profesional dental también puede sentir que la lesión avanzada está "pegajosa" o suave cuando la toca con una sonda dental.