Formación del esmalte

El esmalte está formado por células epiteliales llamadas ameloblastos. Justo antes de que un diente erupcione de las encías, los ameloblastos se descomponen, y se elimina la capacidad del esmalte de regenerarse o repararse a sí mismo. Esto significa que cuando el esmalte está dañado por una lesión o el deterioro, no se puede restaurar a sí mismo. Cuando un diente erupciona, tampoco está completamente mineralizado. Para que el diente se mineralice completamente, los iones de calcio, fósforo y fluoruro se extraen de la saliva para agregar una capa de 10 µm a 100 µm de esmalte a lo largo del tiempo.2