Introducción

La desmineralización, del esmalte dental, provocada por un aumento en la acidez de la placa bacteriana, es el inicio del proceso de caries.1 En todo análisis del proceso de caries, se presta especial atención al esmalte, la capa externa y dura, ya que es el contacto principal con las bacterias cariogénicas, y donde comienza el proceso de desmineralización que puede conducir a la aparición de la caries. También es el único tejido del diente que no tiene la capacidad de crecer o repararse después de la maduración, lo que hace que sea aún más crucial evitar su desmineralización.2La caries también se puede desarrollar en la dentina, la capa dura debajo del esmalte, por lo que es importante comprender la composición química de esta capa y cómo se ve afectada por la desmineralización.

El proceso de remineralización -la reposición de los minerales perdidos en los tejidos dentales duros, puede detener, desacelerar y, en algunos casos, revertir el proceso de la caries.1 La saliva y el fluoruro son dos actores clave en la remineralización: La saliva saludable contiene grandes cantidades de 1 Saliva and fluoride are two key players in remineralization: Healthy saliva contains ample amounts of the calcium and phosphate ionesde calcio y fosfato que pueden reponer los minerales perdidos en la estructura dental dura; y el fluoruro puede incorporarse a la estructura dental para fortalecerla.1,3 A fin de prevenir la caries, los factores en la cavidad oral deben ser altamente favorables para que la remineralización ocurra, de modo que este proceso pueda ser efectivo. Si el ambiente es más favorable para la desmineralización, el proceso de remineralización puede tener poca o ninguna influencia, o no ocurrir en absoluto; y la caries se desarrollará.