Resumen

La caries es la disolución química de las estructuras duras dentales, esmalte y dentina, por el ácido generado cuando las bacterias en la placa dental fermentan los carbohidratos. El desarrollo de la caries depende de la interacción de los procesos que desmineralizan el esmalte dental y aquellos que lo remineralizan. La caries aparece solamente cuando superan los factores que favorecen una alta acidez que produce desmineralización. En este curso, se analiza el proceso dinámico de desmineralización y remineralización, prestando especial atención a la estructura del tejido duro dental, la producción de ácido por las bacterias cariogénicas y el pH crítico en que el esmalte del diente comienza a disolverse. También se explica el papel de las bacterias productoras de ácido, la saliva y el fluoruro en la remineralización del tejido duro del diente.

Preguntas de Relevancia Clínica

¿Cómo la comprensión del ciclo de desmineralización y remineralización me ayuda a prevenir o detener el proceso de la caries en mis pacientes? 


Este ciclo se comporta de forma similar a los altibajos de dinero en una cuenta corriente. Si se retira demasiado dinero y se recibe muy poco crédito, la cuenta queda en descubierto. Los créditos que coinciden o superan los débitos conducen a una situación financiera saludable. Lo mismo se aplica a los iones de calcio que entran y salen del diente. Inevitablemente, se produce cierta pérdida de calcio en las comidas, ya que las bacterias cariogénicas en la biopelícula sobre la superficie dental metabolizan los azúcares en la dieta a través de la glucólisis. Esto crea un pH bajo o un ambiente ácido que es capaz de impulsar la desmineralización. Entre las comidas, la saliva devuelve el pH a niveles seguros (por encima de 5,5) cuando los iones de calcio pueden volver al diente (remineralización). Si no hay tiempo suficiente para lograr una remineralización suficiente, el diente sufre una pérdida general de calcio, la lesión subsuperficial puede desarrollarse, las bacterias ingresan al material del diente y comienza el proceso de cavitación. Para prevenir la aparición de caries en los pacientes, es importante informarlos acerca de los alimentos que provocan desmineralización, y que la saliva necesita tiempo entre la ingesta de alimentos para restaurar la pérdida del calcio por los alimentos y bebidas que contienen azúcar. Los alimentos ricos en calcio que estimulan el flujo de la saliva son muy beneficiosos al final de una comida. Algunos ejemplos son el yogur, el queso o la leche (que están sobresaturados de calcio) o un chicle sin azúcar (que estimula la saliva).

¿Por qué el uso de agentes de fluoruro es tan importante en la prevención de la caries dental?

Los cristales de hidroxiapatita en el esmalte son impuros debido a la presencia de iones de carbonato que hacen que el carbono-hidroxiapatita sea débil y mucho más fácil de disolver por los ácidos. Los iones de fluoruro pueden reemplazar algunos iones de carbonato e hidroxilo a fin de crear fluorapatita. La fluorapatita es físicamente mucho más fuerte que el carbono-hidroxiapatita y más resistente a la disolución ácida. Esencialmente, el fluoruro inclina el equilibrio de la remineralización y la desmineralización a favor de la primera. El fluoruro se debe aplicar de forma diaria en bajas concentraciones mediante el uso de una pasta de dientes que tenga una biodisponibilidad probada de fluoruro (sello de aceptación de la ADA). Se deben considerar formas adicionales de aplicación de fluoruro en los pacientes con mayor riesgo de caries debido al consumo frecuente de azúcares o al flujo deficiente de saliva. Estos incluirían enjuagues con fluoruro (diarios o semanales, dependiendo de la concentración) y la aplicación profesional de geles o espumas ricas en fluoruro.