Saliva

Debido a su contenido de agua y tasa de flujo, la saliva limpia físicamente los alimentos y detritos de la cavidad oral al eliminar las fuentes que promueven la acidez. También diluye y elimina los ácidos orgánicos de la placa dental. Asimismo, la saliva contiene electrolitos y moléculas orgánicas que minimizan las disminuciones en el pH local, y crea un ambiente que favorece la remineralización. Por ejemplo, el bicarbonato de sodio y los fosfatos, junto con otros componentes salivales, actúan como amortiguadores o agentes neutralizantes en la saliva.21 Además, una proteína salival llamada sialina tiende a aumentar el pH salival a niveles neutros.19,21 La saliva también está sobresaturada con iones de calcio y fosfato, lo que aumenta la probabilidad de la remineralización.19,21

Video 3. Remineralización y fluoruro.
Para favorecer la remineralización por encima de la desmineralización, se debe actuar en ambos lados de la balanza. Por supuesto, el factor primordial que promueve la remineralización es el fluoruro ya que aumenta drásticamente la velocidad del proceso. Esto se debe al alto nivel de potencial catiónico de dicho elemento, que es el de mayor electronegatividad. Por lo tanto, se encuentra en la búsqueda de calcio o cationes, favorece la formación o la precipitación de cristales de apatita y fomenta la remineralización.

Al mismo tiempo, se debe disminuir la desmineralización, es decir, el ataque que ocurre cada vez que almorzamos, comemos un bocadillo, bebemos café con azúcar, un refresco de cola o lo que sea. Por ello, la mejor manera de lograrlo es: 1) reducir la frecuencia de esos ataques, la cantidad de bocadillos por día y 2) el segundo factor es mejorar la higiene bucal. Cuanto mejor sea la higiene bucal menor será el daño. Hay mucho más ácido producido en una placa más vieja por un factor logarítmico que en una placa de 12 horas o menos. Por lo tanto, cepillarse dos veces al día, por ejemplo, usar el hilo dental, etc. mejora el potencial de remineralización al disminuir la desmineralización.