Dentalcare.mx

El Proceso de la Caries y las Estrategias de Prevención: Diagnóstico
Introducción

Autor del curso: Amid I. Ismail, BDS, MPH, MBA, DrPH

Introducción

Durante gran parte del último siglo, el diagnóstico de la caries dental implicaba sólo la detección de cavidades.1 Durante las últimas décadas, sin embargo, el proceso de caries fue reconocido como una enfermedad de la biopelícula caracterizada por períodos prolongados de pH bajo en la boca que causa la disolución y la pérdida total de los minerales de los dientes. Actualmente, se entiende que la desmineralización de los dientes es un proceso fisiológico continuo, y la concepción de la caries pasó de ser un episodio específico de formación de una cavidad a la desmineralización entendida como un espectro que varía de la microporosidad a una cavidad.2 Debido a que el énfasis en combatir la caries se centra en pasar de la reparación quirúrgica a estrategias para prevenirla, actualmente los profesionales tienen el desafío de proveer mejores criterios para establecer el estado real de un diente determinado. Por lo tanto, el primer objetivo del diagnóstico de caries es identificar el proceso de la enfermedad de la biopelícula y también los primeros signos de desmineralización de los dientes con el fin de detener su avance.1,2,3

La literatura científica señala tres razones por las cuales el diagnóstico de lesión de caries es importante:

  1. Obtener el mejor resultado para la salud del paciente mediante la clasificación de las lesiones de caries conforme las mejores opciones de tratamiento para cada tipo de lesión. Las lesiones actualmente se clasifican de la siguiente manera:
    • Lesiones cavitadas (aquellas en las cuales se produjo un hueco en el diente y debe repararse mediante una intervención quirúrgica, como realizar un empaste) 
    • Lesiones no cavitadas (que pueden tratarse con prevención sin utilizar intervención quirúrgica, como el cepillado con pasta dental con flúor) 
    • Lesiones activas (que indican pérdida de mineral en curso y pueden tratarse con medidas no quirúrgicas)
    • Lesiones inactivas (que no requieren intervención debido a que es improbable que la actividad metabólica de la biopelícula dé lugar a la pérdida de minerales).1
  2. Informar al paciente. El paciente es la clave en el proceso del tratamiento, ya que su cooperación es crucial para controlar la enfermedad y retrasar o revertir el avance de la caries. Por lo tanto, es muy importante proveerle al paciente toda la información posible sobre el diagnóstico de la caries.1
  3. Controlar el desarrollo clínico de la enfermedad. El control a largo plazo de las lesiones de caries y el registro de cambios en el estado de actividad o la integridad de la superficie es el único modo de afirmar si la caries está empeorando o mejorando. Una lesión activa que se convierte en inactiva es un resultado favorable, mientras que las lesiones activas que permanecen en ese estado reflejan una falta de cumplimiento o cooperación por parte del paciente. En estos casos puede necesitarse intervención profesional.1

A continuación, se presenta un análisis sobre los diferentes métodos de diagnóstico de las lesiones de caries y de qué modo el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad se encuentran estrechamente relacionados.