Causas principales y factores de riesgo relacionados con el ácido

Las tres causas principales de la erosión dental son:

  1. La regurgitación, que lleva el ácido erosivo del estómago a la cavidad oral y ocurre en casos de bulimia o durante el embarazo.
  2. El consumo excesivo de alimentos ácidos como dulces o incluso alimentos saludables como las frutas cítricas.
  3. El consumo excesivo de bebidas carbonatadas.2

Es importante señalar que resulta muy dañino el hábito de enjuagar la boca con soda para evitar la incómoda sensación de carbonatación en la garganta. Este hábito aumenta el proceso de disolución ya que la solución en la capa superficial adyacente al mineral dental se renovará fácilmente. También es preocupante el aumento del consumo de refrescos entre los niños: Aumentó un 20% entre 1994 y 2004, y está vinculado a la presencia y avance de la erosión dental cuando existen otros factores de riesgo.2,18

Como se explicó anteriormente, el ácido que erosiona los dientes puede provenir de fuentes intrínsecas o extrínsecas. Una causa cada vez más frecuente de ácido intrínseco es el ácido gástrico que entra en la boca en la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).19 En las poblaciones occidentales, se informa que la ERGE afecta hasta un 30% de los adultos,20 y aproximadamente un 15% de las personas presentan síntomas de la ERGE por semana.21 La ERGE es una enfermedad multifactorial causada por la dieta, la postura, el ejercicio excesivamente intenso, el consumo de alcohol, el embarazo o la obesidad. Otras afecciones que provocan que el ácido gástrico ingrese a la cavidad oral incluyen el alcoholismo crónico y la rumia, un trastorno psicológico en el cual los pacientes regurgitan y vuelven a masticar su comida y la tragan nuevamente.2,22

Otras fuentes extrínsecas de ácido incluyen el consumo excesivo de elementos ácidos como los jugos de frutas, el alcohol, los tés de hierbas, las bebidas energéticas, los suplementos como el ácido clorhídrico (que se toma para la indigestión), la vitamina C masticable o efervescente, la aspirina y algunos productos de higiene bucal, incluyendo algunos enjuagues bucales.2,22