Factores biológicos que influyen en la pérdida erosiva de la superficie dental

Saliva

Este es el factor biológico más importante en la prevención de la erosión dental. Comienza a actuar incluso antes del ataque ácido incrementando el flujo salival en respuesta a los estímulos olfatorios o visuales o a la masticación. Esto aumenta el sistema de amortiguación, y se diluyen o eliminan los ácidos sobre la superficie del diente durante el ataque erosivo.2 Las propiedades de la saliva que influyen en la erosión dental son:

La velocidad del flujo salival: Una velocidad baja de flujo salival debido a la xerostomía, la deshidratación, el uso de ciertos medicamentos, una patología de las glándulas salivales o cuando no hay estímulos para desencadenar una respuesta salival protectora (como cuando un paciente sufre de ERGE) significa que los dientes están menos protegidos durante el ataque ácido.2,29 Por otro lado, una velocidad alta de flujo salival tiene un efecto protector contra el ácido, particularmente porque tiene la capacidad de eliminar los ácidos de las superficies de los dientes.

Composición química y capacidad amortiguadora de la saliva: Un mayor contenido de bicarbonato de hidrógeno aumenta la capacidad de la saliva para neutralizar y amortiguar los ácidos y protegerlos de la erosión, mientras que una baja capacidad de amortiguación está especialmente asociada con el aumento de la erosión. Además, la saliva que está sobresaturada con iones de calcio y fosfato es más efectiva para mantener la integridad de los dientes al remineralizar la hidroxiapatita en el esmalte, mientras que la saliva que está insaturada con calcio y fosfato no puede reponer el contenido mineral del esmalte.2,30 El grado de sobresaturación de hidroxiapatita, fluorapatita y fluoruro de calcio también aumenta a medida que se estimula y aumenta el flujo de saliva. También es importante observar que los sitios que están mal bañados por la saliva o principalmente bañados con saliva mucosa (que normalmente contiene menos iones mineralizantes) son más propensos a estar erosionados en comparación con los sitios protegidos por la saliva, la cual es serosa por naturaleza.31

La Película Adquirida

La saliva participa en la formación de la película, la cual es una capa basada en proteínas que se forma sobre la superficie de un diente minutos después de que el cepillado, la disolución química o la profilaxis la haya eliminado. Esta barrera impide el contacto directo de un ácido con la superficie del diente, y funciona como un depósito de electrolitos remineralizadores.32,33 Este efecto protector se visualizó claramente con un microscopio electrónico de barrido en el que una película, después de un proceso de formación de 2 horas, redujo la erosión provocada por una bebida ácida.34,35 La película adquirida también contiene mucinas salivales, proteínas que tienen la capacidad de aumentar la protección de la superficie del esmalte contra la desmineralización.2 La composición enzimática de la película también desempeña un papel importante: La presencia de la enzima anhidrasa carbónica VI en la película puede proteger contra la erosión dental porque acelera la neutralización de los iones de hidrógeno desmineralizadores en la superficie del diente.35

La película alcanza su espesor total en 2 horas, pero luego continúa madurando, lo que le permite ser más resistente a los ácidos. Si se elimina a menudo debido a factores como el cepillado excesivo, no se permitirá que alcance el grosor máximo o la maduración, y el riesgo de erosión es mayor.36

Imagen 1A.
Imagen tomada con un microscopio electrónico que muestra una película de 2 horas de formación sobre la superficie del esmalte.
Imagen del microscopio electrónico de transmisión de la película de 2 horas de formación sobre la superficie del esmalte.
Imagen 1B.
Imagen tomada con un microscopio electrónico que muestra una película de 2 horas de formación sobre la superficie del esmalte.
La película de 2 horas de formación después de 10 minutos de un ataque erosivo con jugo de naranja.
Adaptado de: Lussi A. From diagnosis to therapy. Basil, Switzerland: Karger; 2006. Monographs in Oral Science Series. Vol 20.

La posición del diente y los tejidos blandos

El lugar donde el diente está situado en la boca puede hacerlo más o menos susceptible a la erosión dental. Esto se debe a que los diferentes sitios en la boca se ven afectados por variaciones en el flujo y la composición salival, y por los tejidos blandos como la lengua. Como tales, las superficies faciales de los incisivos superiores tienen una mayor susceptibilidad a la erosión porque la exposición a la saliva es menor, mientras que las superficies linguales de los dientes inferiores tienen una menor susceptibilidad a la erosión debido a que la exposición a la saliva protectora es mayor.2 Las lesiones erosivas más graves se encuentran usualmente en las superficies palatinas de los dientes superiores debido al efecto abrasivo de la lengua. Se ha demostrado que la lengua es capaz de eliminar el esmalte y la dentina ya ablandados.37