Dentalcare.mx

Resumen

Este curso establece el concepto de la erosión dental como una condición distinta de la caries y como un tema emergente de salud pública con una prevalencia creciente en personas de todas las edades. Aunque a menudo se generaliza bajo el título de "desgaste del diente", en realidad existen dos procesos distintos de pérdida superficial del diente que deben tenerse en cuenta. La pérdida de la superficie del diente puede ser el resultado de mecanismos físicos, como la atrición y la abrasión, o de mecanismos químicos desencadenados por el ácido. Se analizan ambos mecanismos, así como los factores químicos, biológicos y conductuales que aumentan o reducen el riesgo de pérdida superficial del diente. A los efectos del presente análisis, el impacto de los procesos físicos en la pérdida de la superficie del diente, tales como la atrición y la abrasión, se denominará desgaste del diente. El proceso relacionado con el ataque ácido químico que da por resultado la pérdida de la superficie del diente se denominará erosión dental. Además, se presentan medidas de diagnóstico y prevención relacionados con la erosión dental.

Preguntas de Relevancia Clínica

¿La erosión dental es realmente una preocupación para mí y para mis pacientes?

La erosión es más frecuente en los pacientes 'sanos', y es donde actualmente aparece la mayor cantidad de casos. Si bien las personas que adoptan dietas más saludables y se preocupan más por su salud bucal mejoran su bienestar general, también se están poniendo en mayor riesgo de erosión dental. Las dietas más saludables incluyen más frutas y verduras, así como jugos, muchos de los cuales son ácidos. Además, el aumento en el consumo de bebidas carbonatadas, con azúcar o sin azúcar, y la disminución concurrente en el consumo de leche ha llevado a un aumento de la ingesta de ácidos y una menor ingesta de calcio.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, hoy en día los pacientes tienen muchos más dientes perfectos y sin restauraciones, que son susceptibles al ataque ácido, más exposiciones al ácido debido a los cambios en la dieta y el estilo de vida y mayor frecuencia de cepillado dental con una pasta de dientes que es ligeramente abrasiva. Una consecuencia de todos estos factores es el desgaste erosivo del diente. Además, los dientes de nuestros pacientes deben trabajar con más fuerza y durar más tiempo a medida que aumenta la esperanza de vida. El desgaste es natural, pero los dientes hoy en día tienen más trabajo que hacer sobre un período de tiempo más largo que los dientes de las generaciones anteriores que era extraídos y reemplazados por dentaduras postizas.

La saliva es una de nuestras principales defensas contra el ataque ácido. No obstante, más pacientes toman un mayor número de medicamentos recetados y de venta libre, de los cuales más de 400 tienen la capacidad de reducir el flujo de saliva, y por lo tanto disminuir esta línea de defensa.

Se puede detectar erosión leve en casi todas las bocas que es una reacción normal a un estilo de vida sano. Si la erosión es leve, el paciente no percibe síntomas ni hay señales. Sin embargo, a medida que el paciente envejece, la erosión dental leve pasa a ser un indicador de signos (color amarillo y pérdida de la blancura, opacidad y pérdida de brillo, cambios en la forma) y síntomas (hipersensibilidad de la dentina y pérdida de contacto oclusal y/o altura oclusal) más significativos.

¿Es la erosión la forma más común de desgaste dental?

Pueden encontrarse signos de erosión en casi todas las bocas, y esto puede coexistir con otras formas físicas de desgaste de dientes. El desgaste erosivo de los dientes puede agravarse por el desgaste físico debido al uso inadecuado de la pasta dental, especialmente si se usa inmediatamente después de un ataque de ácido, cuando la superficie del esmalte está suave y vulnerable al desgaste. En este caso, los signos clínicos a menudo conducen a un diagnóstico incorrecto de "abrasión del cepillo dental". Por cierto, las cerdas de nylon de los cepillos dentales no desgastan al esmalte ya que son demasiado blandas. Sin embargo, la acción de un cepillado agresivo ejerce una mayor presión sobre las partículas abrasivas de limpieza en la pasta dental que pueden desgastar el esmalte, especialmente si ya está ablandado por los ácidos dietéticos. Los cepillos suaves frotan una mayor cantidad de abrasivos contra la superficie del diente y, por lo tanto, son más dañinos para los tejidos duros que un cepillo duro.

Resulta fundamental evaluar los factores de riesgo erosivos en todos los pacientes que presenten signos o síntomas de desgaste dental, sin importar cuán obvio sea el diagnóstico. Rara vez ocurre solamente uno de los elementos de desgaste dental.

¿Cómo está relacionada la erosión dental con la higiene bucal del paciente?

Después de que un ácido (dietético o estomacal) ha ablandado las capas superficiales del esmalte, el mismo se encuentra vulnerable a sufrir una pérdida física hasta que las fuerzas naturales de la saliva lo remineralicen y se endurezca. Si se realiza la higiene bucal mientras el esmalte aún está ablandado, el procedimiento de higiene bucal puede provocar una eliminación física de parte del material ablandado, que constituye una pérdida irreversible. La mayoría de las pastas dentales son seguras cuando se las usa como se indica. Sin embargo, si se utilizan de manera agresiva o abusiva (demasiada fuerza, demasiada pasta o con demasiada frecuencia), los detergentes y las partículas abrasivas que son esenciales para la limpieza bajo circunstancias normales tienen el potencial para aumentar la pérdida física del esmalte reblandecido.