Evaluación de riesgos: Identificación de los factores sociales, culturales y económicos

Existen hábitos dentales específicos que se incorporan a través de la enculturación y las normas sociales. Por ejemplo, en algunas culturas, permitir que un bebé se duerma succionando líquidos azucarados no solo se considera aceptable, sino que también se alienta. En algunos grupos sociales, el edentulismo (la pérdida de dientes) se considera una progresión natural en el proceso de envejecimiento, y los dolores de muelas son normales. Un paciente que vive en la pobreza puede no tener acceso a la atención dental, pasta de dientes ni a otros productos de salud bucal. Estos tipos de hábitos, prácticas y situaciones deben identificarse, reconocerse y modificarse si es posible.2