Paso 2:  Analizar el historial dental del paciente

Si bien la presencia de lesiones de caries activas en el momento del examen es una clara señal de caries, también es importante conocer el historial de caries previas. Contar con múltiples restauraciones indicará un alto riesgo de caries, porque un historial de caries es el único mejor predictor del desarrollo de caries en el futuro.6 También es útil preguntar si hubo grandes cambios en la actividad de la caries. Por ejemplo, si no hubo problemas dentales durante años, las infecciones aumentaron de forma repentina, y se requirieron múltiples restauraciones. Esto puede ayudar al odontólogo a identificar el cambio relevante, como, por ejemplo, un medicamento que causó sequedad de boca.2

Las preguntas sobre el historial dental de un paciente también deben recopilar información sobre las prácticas actuales de higiene bucal y sus aptitudes, incluyendo la frecuencia con la que limpia los dientes, qué tipo de cepillo y productos de limpieza interdentales utiliza, qué pasta dental usa y cómo la elimina de la boca, y si el suministro de agua del paciente está fluorado. Preguntar al paciente sobre su dieta es especialmente importante si presenta lesiones de caries activas o un historial de restauraciones múltiples. De esta manera, es posible descubrir hábitos que causan caries, como beber bebidas azucaradas con frecuencia, enjuagar la boca con refrescos, o consumir refrigerios o dulces azucarados o pegajosos.2