Conclusión

Implementar buenas prácticas para la salud bucal en la infancia establece las bases para una salud bucal óptima para toda la vida. Una gran variedad de factores contribuye a la salud bucal de un niño. Seleccionar una clínica dental y tener un plan para la atención preventiva puede reducir la probabilidad de que el niño experimente enfermedades dentales. Informar a los padres y/o cuidadores acerca de las prácticas preventivas, la buena higiene bucal, la transmisión de bacterias cariogénicas, la prevención de lesiones y la importancia de contar con visitas periódicas programadas a intervalos apropiados cumple un papel importante para mantener un niño sano.