Conclusión

En resumen, aunque las emergencias médicas pediátricas son poco frecuentes en el consultorio dental, cuando ocurren, es importante que el personal esté correctamente capacitado en el tratamiento de emergencias con el objetivo de que se administre de forma eficiente y oportuna al paciente pediátrico, que es inmaduro física y fisiológicamente. La preparación incluye el uso de historiales médicos y dentales completos, con una capacitación mínima de SVB para el personal y los proveedores dentales, la iniciación de un equipo de emergencia en el consultorio, la organización de un botiquín de medicamentos de emergencia, y revisiones y simulaciones periódicas.