Convulsiones

Las convulsiones son alteraciones temporales en la función cerebral que dan como resultado un inicio abrupto de síntomas motores, sensoriales o psíquicos. No se consideran potencialmente mortales, excepto cuando se repiten una detrás de la otra durante un período prolongado de tiempo. El tratamiento de emergencia para un paciente que experimenta una convulsión consiste esencialmente en evitar lesiones durante la convulsión y el apoyo posterior a la convulsión.

Las convulsiones pueden deberse a diversas causas:

  • Anormalidades congénitas
  • Lesiones perinatales
  • Trastornos metabólicos y tóxicos.
  • Traumatismo craneal
  • Tumores
  • Enfermedades vasculares
  • Trastornos degenerativos
  • Enfermedades infecciosas
  • Temperatura corporal elevada (convulsiones febriles)
    • Ocurre más comúnmente entre los 6 meses y los 3 años.
    • Fiebre de 38.8 °C (102 °F) )
    • Infección no asociada al SNC.
    • Convulsiones cortas (<5 minutos)
    • No son significativas en el ámbito dental.

Si bien todos los pacientes con epilepsia tienen convulsiones, muchos más pacientes pueden tener una sola convulsión durante la vida y no tener epilepsia. El diez por ciento de la población de los EE. UU. tendrá al menos una convulsión en su vida, mientras que la incidencia de epilepsia es inferior al 1%.

Existen tres formas principales:

  • Gran mal (convulsión tónico-clónica)
  • Pequeño mal o crisis de ausencia
  • Estado epiléptico