Equipo de Emergencias

Oxígeno: El objetivo básico de casi todas las emergencias en el consultorio dental es mantener una oxigenación suficiente del cerebro y el corazón. Por lo tanto, el oxígeno debe estar disponible para todas las emergencias, excepto la hiperventilación. Se puede suministrar con una máscara facial transparente para pacientes con respiración espontánea, y una máscara con válvula de bolsa para los pacientes con apnea, tanto en tamaño adulto como pediátrico. Una unidad portátil con un cilindro de tamaño "E" que puede suministrar más de 90% de oxígeno a un flujo de 5 L / min durante un mínimo de 60 minutos (Imagen 1).

Imagen 1. Cilindro de tamaño "E".
Imagen: La Imagen 1 muestra cilindros de oxígeno de diversos tamaños, y se señala cuál es el cilindro de tamaño "E".

Equipo de aspiración:  Si bien suele estar disponible en la sala de tratamiento, una unidad de aspiración portátil es útil para aspirar líquidos y vómitos si ocurre una emergencia en otra área del consultorio (por ejemplo, la sala de espera).

Desfibrilador electrónico automatizado (DEA): El DEA se usa durante un paro cardíaco para proporcionar descargas. La reanimación con SVB durante un paro cardíaco es más exitosa si la desfibrilación se realiza dentro de los 3 a 5 minutos posteriores al colapso. Pueden adquirirse desfibriladores manuales, automáticos o semiautomáticos. Los desfibriladores manuales requieren la participación de un socorrista capacitado que interprete el monitor o el ritmo cardíaco. Los DEA automáticos y semiautomáticos analizan el ritmo del paciente e informan al socorrista si se debe desfibrilar en el caso de taquicardia ventricular o fibrilación ventricular, o si debe continuar la RCP si no hay pulso. El DEA debe admitir almohadillas para adultos y niños.

Oxímetro de pulso y monitor de presión arterial: Si bien por lo general hay oxímetros de pulso en los consultorios dentales donde se administra sedación y anestesia general a los pacientes, son útiles para controlar la efectividad de la RCP. El oxímetro de pulso controla la frecuencia del pulso del paciente y el porcentaje de oxigenación de la sangre. Esto permite que no sea necesario que un miembro del personal deba estar controlando manualmente al paciente con un estetoscopio o digitalmente. Los modelos más recientes también proporcionan control de la presión arterial.