Dentalcare.mx

Síncope

El síncope es la emergencia más común en consultorios dentales (50% a 60% de todas las emergencias). Aunque ocurre predominantemente en adultos, es muy posible que suceda en un consultorio dental pediátrico ya que todos los pacientes dentales pediátricos concurren a la cita acompañados por un adulto. El síncope se produce como resultado de una reacción de "lucha o huida" y la ausencia de movimiento muscular del paciente, lo que lleva a una pérdida transitoria de la conciencia. Es más común en adultos jóvenes, particularmente entre las edades de 16 a 35 años, y en hombres más que en mujeres, probablemente como resultado de que se le diga "Pórtese como un hombre " durante una situación estresante. Los pacientes pediátricos rara vez desarrollan síncope porque no ocultan sus miedos y reaccionan con facilidad física y emocional durante una situación estresante. Si un paciente pediátrico o un adulto mayor de 40 años presenta síncope sin la existencia de factores predisponentes, debe derivarse a una consulta médica.

Los factores predisponentes para el síncope se pueden dividir en dos categorías: factores psicógenos o no psicógenos.

Psychogenic factors include:

  • Susto
  • Ansiedad (debido a la anticipación de incomodidad o por el costo del tratamiento dental)
  • Estrés
  • Recepción de noticias no deseadas (el tratamiento o el costo del tratamiento)
  • Dolor repentino e imprevisto (por una inyección o durante el tratamiento)
  • Ver sangre (gasa, instrumentos dentales).

Un padre, con un historial de experiencias dentales negativas, que acompañó a su hijo para la extracción de un diente, que fue informado sobre el costo del tratamiento y está de pie en la puerta de la sala del tratamiento, y observa el diente extraído envuelto en una gasa empapada en sangre, puede sufrir un síncope.

Los factores no psicógenos incluyen:

  • Estar sentado erguido (especialmente durante una inyección) o estar de pie e inmóvil, lo que produce una acumulación de sangre en las extremidades periféricas y disminución del flujo de sangre al cerebro.
  • Tener hambre por una dieta o por saltarse las comidas provoca la disminución del suministro de glucosa al cerebro.
  • Agotamiento
  • Mala condición física
  • Ambientes cálidos y húmedos.

El mecanismo fisiológico del síncope es:

  • El estrés provoca el aumento de la cantidad de catecolaminas (epinefrina, norepinefrina) que se liberan en el sistema circulatorio para preparar al individuo a realizar una mayor actividad muscular (reacción de lucha o huida en una situación amenazante).
  • Las respuestas a la liberación de la catecolamina son la disminución de la resistencia vascular periférica y el aumento del flujo sanguíneo a los músculos esqueléticos periféricos.

Si se produce actividad muscular (lucha o huida), el volumen de sangre desviada a los músculos vuelve al corazón. Si no se produce la actividad muscular (quedarse sentado o parado quieto), hay un aumento de la acumulación periférica de la sangre en las extremidades y un menor retorno de la sangre al corazón. Esto provoca una disminución del volumen sanguíneo circulante, de la presión arterial y del flujo sanguíneo cerebral, y, en consecuencia, se produce un síncope. La falta de manejo del mecanismo del cuerpo para compensar la disminución del volumen circulatorio de manera oportuna causa:

  • Bradicardia refleja
  • Bajo gasto cardíaco
  • Hipotensión
  • Isquemia cerebral
  • Convulsiones

Los signos y síntomas del síncope se dividen en etapa temprana y tardía.

En la etapa temprana, el paciente:

  • Expresa sentir una calidez.
  • Presenta pérdida de color con un tono de piel gris ceniza.
  • Transpira de forma excesiva.
  • Expresa "sentirse mal" o "sentirse débil".
  • Expresa sentir náuseas.
  • Presenta presión arterial y taquicardia ligeramente más bajas.

En la etapa tardía, el paciente presenta:

  • Dilatación de la pupila
  • Bostezos
  • Hiperpnea
  • Extremidades frías
  • Hipotensión
  • Bradicardia
  • Trastornos de la vista
  • Mareos
  • Pérdida de conciencia

Tratamiento de emergencia

El primer paso en el tratamiento del síncope es la prevención. Esto se cumple de la siguiente manera:

  • Confeccionar un historial médico y dental completo para identificar cualquier factor predisponente que pueda contribuir a desarrollar un síncope, es decir, antecedentes de síncope, hipoglucemia y temor a un tratamiento dental debido a experiencias dentales previas traumáticas o dolorosas.
  • Los pacientes, especialmente aquellos con ansiedad, deben ingerir una comida ligera antes del tratamiento para mantener un nivel estable de glucosa en sangre durante un tratamiento estresante.
  • Los pacientes deben ser tratados en posición supina o semisupina (30-45 grados), especialmente durante una inyección.
  • Considere el uso de técnicas para combatir la ansiedad como premedicación y ansiolisis con óxido nitroso.

Si un paciente sufre un síncope, se deben seguir los siguientes pasos:

  • Suspender el tratamiento dental.
  • Evaluar el nivel de conciencia: Evaluar la falta de respuesta del paciente a la estimulación sensorial.
  • Activar el sistema de emergencia del consultorio: Pedir ayuda y llevar el oxígeno y el botiquín de medicamentos de emergencia al lugar de la emergencia.
  • Posicionar al paciente: El paciente debe estar en posición supina con los pies ligeramente elevados.
  • Evaluar la vía respiratoria y la circulación: Evaluar la respiración del paciente y la permeabilidad de las vías respiratorias; ajustar la posición de la cabeza y la mandíbula según corresponda; controlar el pulso y la presión arterial.
  • Brindar atención definitiva:
    • Administrar oxígeno.
    • Controlar los signos vitales.
    • Administrar ampolletas inhalantes de amoniaco aromático. Triturar la ampolla entre los dedos y colocarla debajo de la nariz del paciente. Los humos irritantes estimulan el movimiento de las extremidades y ayudan a que la sangre regrese de las áreas periféricas al corazón y al cerebro.
  • Tratamiento durante el estado postsincopal: Si la recuperación ocurre en menos de 15 minutos, posponer el tratamiento dental. Si la recuperación se demora más de 15 minutos, comunicarse con el servicio de emergencias médicas y continuar el cuidado del paciente hasta su llegada.
  • Determinar los factores precipitantes: Determinar la causa del síncope (ansiedad, ver sangre, dolor inesperado, hipoglucemia, etc.).4