Dentalcare.mx

Historia de los láseres dentales

En 1916, Albert Einstein le escribió a un amigo estas palabras: "He tenido un destello de lucidez a propósito de la absorción y la emisión de radiación". Einstein nunca creó un láser, pero en ese momento teorizó el concepto de emisión estimulada, que es la base científica para la creación de la luz láser. El primer láser de rubí se desarrolló en 1960, y muchos otros láseres se crearon rápidamente a partir de entonces. Asimismo, se comenzó a investigar el uso potencial de los láseres. Stern y Sognnaes afirmaron en 1965 que un láser de rubí podía vaporizar el esmalte.3 Los efectos térmicos de los láseres de onda continua en ese momento podían dañar la pulpa.4 Durante las décadas siguientes, se estudiaron otras longitudes de onda para aplicar a tejidos duros y blandos.

Odontólogos e investigadores comenzaron a encontrar usos clínicos en tejidos blandos bucales de los láseres de CO2 y Nd:YAG hasta que en 1990 se lanzó el primer láser pulsado de Nd:YAG diseñado específicamente para el mercado dental. En 1997, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó el uso del láser Er:YAG en tejidos dentales duros y, al año siguiente, el láser Er,Cr:YSGG. El láser de diodo, que es un semiconductor, también surgió a fines de los años noventa. Recientemente, se aprobó el uso del láser de CO2 en estructuras dentales.