Láseres Nd:YAG

Los láseres Nd:YAG fueron los primeros tipos de láseres de pulso precisos que se comercializaron exclusivamente para uso dental en 1990. Tienen una longitud de onda infrarroja cercana de 1064 nm. Esta longitud de onda es absorbida por el pigmento en el tejido, principalmente la hemoglobina y la melanina. La interacción fototérmica predomina; y la energía del láser puede penetrar profundamente en los tejidos. Se utiliza modo de contacto o sin contacto según el procedimiento que se realice. Los láseres Nd:YAG también tienen excelentes propiedades bioestimuladoras, y cuentan con la capacidad única de estimular la formación de fibrina. Este efecto se maximiza cuando la duración del pulso se establece en 650 microsegundos.

Estos láseres se utilizan principalmente para tratamientos periodontales. Su proclividad para el tejido pigmentado permite un desbridamiento y desinfección efectivos de las bolsas periodontales. La descontaminación bacteriana de los tejidos tratados con energía láser Nd:YAG también contribuye a resolver la infección periodontal. Además, pueden estimular la formación de fibrina con una configuración de duración más prolongada del pulso. Este fenómeno se utiliza para sellar biológicamente las bolsas tratadas y lograr la reinserción. También se utiliza cuando se forman coágulos en sitios de extracción que pueden ayudar a prevenir la alveolitis y mejorar la osteogénesis. Asimismo, los láseres Nd:YAG se pueden usar para múltiples procedimientos de los tejidos blandos, como gingivectomía, frenectomía, pulido de impresiones y biopsia. La penetración profunda y la longitud de onda infrarroja cercana de estos láseres también los hacen ideales para los procedimientos de fotobiomodulación.