Factores relacionados con la prótesis

Aunque no se han publicado ensayos clínicos aleatorios que directamente prueben que el diseño de la corona está relacionado con la periimplantitis, hace tiempo se ha demostrado que las coronas con márgenes subgingivales inadecuados cambian la microflora y causan inflamación alrededor de los dientes naturales. Es posible intuir que los mismos principios deberían aplicarse al considerar el diseño de la corona para un implante dental a fin de minimizar la posibilidad de desarrollar la enfermedad periimplantaria (Imagen 4A, 4B y 4C).26,27

Imagen 4A.
Imagen que muestra una restauración temporaria con contornos deficientes con superficies retentivas de placa cubiertas con biopelícula.
Restauración temporaria con contornos deficientes con superficies retentivas de placa cubiertas con biopelícula
Imagen 4B. 
Imagen que muestra una mucositis, relacionada con una restauración temporaria,
Mucositis, relacionada con una restauración temporaria. Obsérvese el cambio de color. El color de la curvatura del margen gingival comparado con el color de la encía y el contorno de los dientes adyacentes naturales.
Imagen 4C.
Imagen que muestra márgenes gingivales engrosados luego de que se quitara la restauración temporaria.
Obsérvese los márgenes gingivales engrosados luego de que se quitara la restauración temporaria.

Una tomografía computada de rayo cónico previa facilita una óptima colocación del implante en el tejido blando: es decir, la parte coronal y el cuello pulido de 1,8 mm, que permite que el hombro del implante y el margen de la corona se ubiquen cerca de la superficie mucosa. Las fijaciones de implante no sumergidas con ajustes pasivos a los otros componentes deberían minimizar la irritación del tejido blando adyacente.

El cemento residual asociado con la colocación de una corona temporaria o permanente en un implante dental puede irritar los tejidos blandos circundantes, contribuir directamente al control de placa deficiente al crear una superficie áspera, y promover la formación de placa bacteriana.28 La acumulación de una biopelícula, a su vez, produce la inflamación del tejido blando, que, si no se controla, causa una periimplantitis