Fumar

La incidencia de la periimplantitis ha incrementado en los fumadores con una razón de momios de 3.6 a 4.6.32-34 Un metaanálisis de 13 estudios concluyó que el hábito de fumar incrementó la tasa anual de pérdida ósea alrededor de los implantes dentales a razón de 0,164mm/año.35 En el caso de los fumadores, incluso los sitios periimplantarios aparentemente sanos habían incrementado los niveles de IL-1β, TNF-α y los niveles de prostaglandina E2 en el fluido crevicular periimplantario, comparado con no fumadores.36