Medición de la salud periodontal

El segundo objetivo didáctico de este curso es identificar las manifestaciones de un periodonto enfermo. El primer paso en la identificación de las manifestaciones de la enfermedad es entender la epidemiología de la periodontopatía y el grado en que se han medido sus manifestaciones.

La periodontitis inflamatoria crónica es frecuente entre la población adulta de Estados Unidos. Según se estima, la enfermedad en Estados Unidos y en el mundo afecta al 20 % de la población adulta, pero la prevalencia exacta no se ha determinado de manera definitiva porque en los estudios ha faltado una definición concordante de la enfermedad y una metodología uniforme. En el gran estudio que Brown et al. realizaron en 1990 en Estados Unidos en 15,132 sujetos de 18-64 años de edad, se da una idea de la epidemiología de la periodontopatía. Ahí se informa que se detectaron bolsas gingivales de 4-6 mm en 13.4 % de los sujetos, es decir, en 0.6 sitios/sujeto y en 1.3 % de los sitios explorados. En el mismo estudio se informa que la presencia de bolsas gingivales de 7 mm o más fue menos frecuente, pues se detectaron en 0.6 % de los sujetos, es decir, en 0.01 sitios/sujeto y en 0.03 % de los sitios explorados. Además, en el estudio se informa que se detectó pérdida de inserción igual o mayor que 3 mm en 44 % de los sujetos, lo que aumentó con la edad y representó un promedio de 3.4 sitios/sujeto.

Se detectaron pérdidas de inserción de 5 mm o más en 13 % de los sujetos, que aumentaron con la edad y afectaron un promedio de 0.7 sitios/sujeto.3 Puesto que la periodontopatía de leve a moderada está relativamente generalizada, los odontólogos suelen ver sus manifestaciones.

La gravedad de la enfermedad se ubica a lo largo de un continuo que va de leve a grave, y de localizada a generalizada, dependiendo de la cantidad, ubicación y tasa de pérdida de inserción. La periodontitis crónica suele afectar diferentes regiones de la boca en grados diferentes. Por lo general es progresiva y se caracteriza por episodios súbitos de avance de la enfermedad, seguidos de períodos en los que la enfermedad es más inactiva. Si no se trata, puede haber pérdida de piezas dentales debido a la naturaleza progresiva de la enfermedad. Claramente, el objetivo es lograr o preservar la salud de los tejidos bucales mediante tratamientos apropiados. El éxito se puede medir directamente por la conservación de la dentadura y el periodonto, que consta de encía, ligamento periodontal, cemento radicular y hueso alveolar. Los marcadores sustitutos del éxito en la medición de la salud periodontal incluyen mantener los niveles de inserción clínica y reducir o eliminar la profundidad de las bolsas, la inflamación, la infección y el sangrado durante el sondeo. La profundidad de sondeo de las bolsas (PSB) es una medición de la distancia entre el margen gingival y la base de la probable fisura. La pérdida de inserción clínica (PIC) es una medición de la distancia entre la unión cemento-esmalte (UCE) y la base de la probable fisura o la bolsa. La afectación de la furca puede ir de primer grado, donde la pérdida de soporte horizontal es inferior a 1/3 de la amplitud del diente, hasta tercer grado, donde hay pérdida de soportehorizontal de un lado al otro lado de la furca. La movilidad puede fluctuar de grado 1 (0.2-1 mm de movimiento horizontal de la corona), a grado 2 (más de 1 mm de movimiento horizontal de la corona), a grado 3 (movimiento horizontal y vertical de la corona).

En el Índice gingival, publicado por Löe en 1967, se califica con 0 la ausencia de signos de inflamación visibles, con 1 los cambios ligeros de color y textura, con 2 la inflamación notoria y el sangrado durante el sondeo y con 3 la inflamación patente y el sangrado espontáneo. En el Índice de placa, publicado por Silness y Löe en 1964, los depósitos de placa se califican en una escala de 0-3 en la que 0 indica ausencia de placa, 1 indica detección de placa mediante sondeo del margen gingival, 2 indica placa visible y 3 indica placa abundante.

Es importante tener presente que algunas de estas mediciones son marcadores de enfermedad pasada, de modo que no predicen de manera confiable el avance futuro de la enfermedad. La presencia o ausencia de inflamación se ha evaluado clínicamente mediante el enrojecimiento, la supuración, el sangrado gingival durante el sondeo (SDS), y mediciones de la temperatura gingival, del líquido crevicular gingival (LCG) y de la placa supragingival. Otras medidas del éxito son mantener y mejorar el confort, la estética y la función periodontal.

Sondeo periodontal
Sondeo periodontal