Factores de riesgo específicos del Procedimiento

Cada procedimiento provoca una reacción al estrés, por ejemplo, “estrés quirúrgico”, que se caracteriza por cambios fisiológicos (es decir, autocrinos, endocrinos y paracrinos) acompañados de reacciones psicológicas (por ejemplo, miedo, ansiedad, enojo, tensión, malestar o fatiga).11 La magnitud de estas reacciones relacionadas con los procedimientos es proporcional a la gravedad del traumatismo en los tejidos, la duración del procedimiento, el volumen de pérdida de sangre, los cambios de fluidos, y los cambios en la temperatura corporal central.11

Conforme a los criterios descriptos anteriormente, el estrés relacionado con los procedimientos puede clasificarse como alto, intermedio y bajo con tasas estimadas de episodios médicos graves asociados de >5%, 1-5%, Y <1% respectivamente (Cuadro B).12 En el caso de los procedimientos con nivel de estrés bajo (por ejemplo, procedimientos dentales), el riesgo resulta insignificante a menos que se encuentren presentes fuertes factores de riesgo específicos del paciente. El personal de salud bucal debe identificar los factores de riesgo del paciente que puedan causar emergencias médicas durante el periodo preoperatorio.

Cuadro B. Estimaciones de niveles de estrés relacionados a los procedimientos.12

Procedimientos con alto nivel de estrés Procedimientos con nivel de estrés intermedio Procedimientos con nivel bajo de estrés
  • Cirugía aórtica y otras cirugías vasculares graves.
  • Cirugía vascular periférica
  • Cirugía neurológica
  • Cirugía pulmonar
  • Cirugía ortopédica mayor (cadera, columna)
  • Trasplante renal
  • Cirugía de cabeza y cuello
  • Cirugía de mamas
  • Procedimientos dentales
  • Cirugía ocular
  • Procedimientos ginecológicos
  • Procedimientos ortopédicos menores
  • Cirugía urológica menor