Obstrucción de vías respiratorias (Objeto extraño)

La obstrucción de las vías respiratorias puede dar lugar a paro respiratorio y cardíaco si no se actúa de forma rápida y efectiva. Cuando un paciente consciente agarra su garganta, es signo de asfixia. Alentar al paciente a ubicarse en una posición cómoda y que tosa con fuerza hasta que pueda respirar con normalidad. Si el tosido se vuelve débil e insuficiente, llamar a los servicios de emergencia; ubicar al paciente en posición supina; y realizar compresiones abdominales de forma rápida hasta expulsar el objeto.

Imagen 7.
Compresiones abdominales para expulsar el objeto.

Si el paciente no responde, iniciar de inmediato RCP con compresiones en el pecho y asegurarse de que el DEA se encuentre rápidamente disponible. Cada vez que las vías se abren para hacer las respiraciones, buscar objetos visibles en la orofaringe. En caso de visualizar algún objeto, utilizar un dedo para sacarlo con un movimiento de barrido (de ser posible) (Imagen 8). Si no se visualiza ningún objeto extraño, abstenerse de insertar el dedo a ciegas; continuar la RCP con ciclos de 30 compresiones y 2 respiraciones hasta la llegada de los servicios de emergencia.

Imagen 8.
utilizar un dedo con movimiento de barrido para sacar el objeto extraño