Diabetes tipo 1: Características

La diabetes se clasifica por la presencia de hiperglucemia a consecuencia de anomalías en la producción de insulina, en la acción insulínica, o una combinación de ambas. La diabetes tipo 1 es una categoría, y se define como la destrucción autoinmunológica de las células beta del páncreas, lo que causa deficiencia insulínica total. En circunstancias normales, los aumentos de los niveles glucémicos estimulan el páncreas para que produzca insulina.
Por lo tanto, si un individuo sin diabetes come una barra de chocolate grande con un refresco gaseoso normal, el páncreas producirá suficiente insulina para compensar el consumo extra de carbohidratos, lo que mantiene los niveles glucémicos dentro del rango normal (objetivo: 80-130 mg/dL preprandiales; menos de 180 mg/dL posprandiales). Puesto que en la diabetes tipo 1 el cuerpo no puede producir insulina, el paciente depende de la administración de insulina exógena, que se inyecta según sea necesario durante el día.

Por lo general, el inicio de la diabetes tipo 1 es repentino y puede presentarse a cualquier edad; sin embargo, es más frecuente antes de los 30 años de edad. Los síntomas clásicos son: pérdida de peso, poliuria, polidipsia, polifagia y cetoacidosis. Una emergencia médica que se presenta con mayor frecuencia entre los pacientes con diabetes tipo 1 es la cetoacidosis diabética (CAD), en la que los valores de glucosa serán de más de 300 mg/dL. Los síntomas son: cetosis, acidosis y deshidratación. La detección de la diabetes tipo 1 no es práctica debido a la baja incidencia e inicio repentino. 6