Educación al paciente

El paciente con diabetes representa una oportunidad de educación para el odontólogo. Los pacientes con diabetes no suelen recibir información completa sobre el cuidado de la cavidad bucal y su relación con la diabetes en ningún programa de educación formal. Es responsabilidad del odontólogo personalizar la información odontológica para satisfacer las necesidades del paciente. El mensaje principal es la importancia de la normoglucemia, que deberán reforzar todos los profesionales de la salud. La normalización de los valores glucémicos derivará en mejor salud bucal, lo que, en última instancia, afecta la salud general del paciente. En la mayoría de los casos, el paciente con diabetes deberá tomar las mismas decisiones de estilo de vida que cualquier otro individuo sano, con la excepción de la vigilancia del momento, la cantidad y, en ocasiones, la calidad de los carbohidratos consumidos. El régimen de higiene bucal sería el mismo que se da a cualquier otro paciente.

img03-patient_ed

Educación para pacientes con diabetes y enfermedad periodontal (encías)

Al igual que con cualquier otro paciente, los odontólogos deberán insistir en que se abandone el tabaquismo por muchas razones, entre las que figuran las evidencias irrefutables que relacionan el tabaquismo como un factor de riesgo establecido de periodontopatía y un elemento importante en el control de la inflamación. El monóxido de carbono y el efecto vasoconstrictor de la nicotina reducirán la capacidad de la hemoglobina para transportar oxígeno, lo que causa mayor acumulación de placa. Además, es valioso demostrar y fomentar la práctica de los autoexámenes bucales mensuales a fin de identificar signos tempranos de infección o de afectación anormal de los tejidos.

Varios procedimientos odontológicos pueden derivar en la necesidad de modificar el régimen para la diabetes. Estas situaciones pueden requerir la experiencia de los demás integrantes del equipo contra la diabetes. Informe al paciente lo que puede esperar tras un procedimiento dado, como la extracción de varias piezas dentales, la colocación de uno o más implantes, o un desbridamiento periodontal. El estrés fisiológico causado por la infección o el procedimiento odontológico puede provocar hiperglucemia. Pudiera ser necesario que el paciente en tratamiento farmacológico para la diabetes consulte a su médico y que este haga ajustes. Incluso los pacientes en tratamiento únicamente con TMN y ejercicio, pudieran necesitar medicamentos para la diabetes en forma temporal. Además, el paciente podría necesitar mediciones adicionales de los niveles glucémicos para vigilar los cambios debidos al traumatismo del tratamiento. Es necesario recomendar que se mantenga una hidratación adecuada. Si los alimentos ordinarios no se toleran, persiste la necesidad de que los niveles de carbohidratos se mantengan constantes durante el día mediante la recomendación de alimentos blandos o líquidos como sustitutos. Dependiendo de la naturaleza del tratamiento odontológico, pudiera ser necesario derivar al paciente con un nutriólogo antes del tratamiento. Los niveles glucémicos se deberán evaluar con más frecuencia y los valores de 250 mg/dL o más pudieran requerir una llamada al médico.

Al examinar las características psicológicas que caracterizan el comportamiento asociado con la salud bucal y el estado de salud por autocuidado de la diabetes entre los pacientes con diabetes tipo 1, Kneckt descubrió que los pacientes que informaron tener éxito con la gingivitis, también tuvieron mejor equilibrio metabólico general (control glucémico).10 El esfuerzo, la capacidad y el interés fueron las causas de éxito más frecuentes en estos pacientes. Al identificar y mejorar dichas características psicológicas en común, esta información deberá tenerse en cuenta al diseñar iniciativas que mejoren los programas de educación sobre salud centrados en el paciente para individuos con diabetes.10

“Entre los pacientes con diabetes, la depresión mayor suele asociarse con más complicaciones diabéticas, menor cumplimiento de los medicamentos y menos autocuidado de la diabetes”.11 Lamentablemente, este tema no se aborda con frecuencia entre los profesionales del cuidado de la salud bucal; hasta la fecha, se cuenta con pocas investigaciones sobre este tema, que pertenece a las iniciativas de educación en materia de salud bucal. El autocuidado no es solamente la piedra angular del control de la diabetes, sino también la piedra angular de la buena salud bucal y la clave del éxito en la prevención y control de enfermedades. La prevalencia de la depresión es aproximadamente dos veces más alta entre los individuos con diabetes, que en el resto de la población. La depresión no solamente afecta la adhesión a los medicamentos para la diabetes, también se correlaciona estrechamente con la inactividad física, la desnutrición y el tabaquismo.11

Los ensayos de investigación aleatorizados y controlados para mejorar la depresión entre los individuos con diabetes, han tenido efectos mixtos sobre los resultados de la diabetes y algunos han sido positivos. “Entre los pacientes con un control deficiente de la diabetes y que reciben atención especializada, un estudio precedente sobre la terapia conductual cognitiva y la educación sobre la diabetes reveló disminuciones clínicamente significativas de los niveles de A1C durante el seguimiento de seis meses, en comparación con un grupo de control que recibió únicamente educaciónsobre la diabetes”.11

En un estudio en el que se inscribieron pacientes de nueve clínicas de atención primaria, los participantes recibieron un tratamiento colaborativo para la depresión, basado en evidencia, que incluyó farmacoterapia, terapia de resolución de problemas, o ambas. Inesperadamente, el autocontrol de la diabetes no mejoró en el grupo con depresión mayor durante un período de 12 meses. También se deberán estudiar las intervenciones de autoatención de los pacientes odontológicos con afecciones bucales específicas, y se recomienda como método una estrategia terapéutica coordinada en la que se tengan en cuenta las enfermedades crónicas coexistentes.11