Hiperglucemia

Antes de iniciar cualquier tratamiento odontológico invasivo, los niveles glucémicos de los pacientes con diabetes deberán ser inferiores a 200 mg/dL. Se debe tener presente que el probable estrés físico y emocional durante el tratamiento podría hacer que los niveles glucémicos se eleven aún más y poner al paciente en riesgo de una emergencia médica. Además, la diabetes no controlada (Tabla 2) también puede ser un factor que aumente el tiempo de cicatrización y que ponga al paciente en riesgo de infección. Si el paciente ha olvidado tomar la dosis recomendada del medicamento antidiabético oral o inyectarse la insulina, puede hacerlo y luego se vuelve a medir el valor glucémico. Advierta al paciente que no tome una cantidad superior a la recetada. Asimismo, puesto que los valores glucémicos disminuirán con la actividad, el paciente puede caminar por el consultorio durante 15 minutos antes de volver a medirlos

Si la concentración glucémica sigue por arriba de 200 mg/dL, se deberá derivar al paciente con su equipo de atención de la diabetes y reprogramar la cita odontológica. Pudiera justificarse la conducción de procedimientos no invasivos, como radiografías o un examen bucal, antes de que el paciente se retire.

Los niveles glucémicos tienden a ser más estables en la mañana; por lo tanto, las citas matutinas pueden ser más propicias para estos pacientes. Las técnicas de disminución del estrés, como el uso de audífonos y las citas cortas, pueden ayudar a evitar que los niveles glucémicos se eleven.

El paciente odontológico con hiperglucemia fuera de control puede requerir terapia antibiótica profiláctica. El tratamiento con antibióticos sistémicos o las terapias antimicrobianas tópicas, son modalidades de tratamiento aceptables para el tratamiento agresivo de infecciones bucales. Las citas de revisión deberán ser cada tres meses como mínimo, a fin de vigilar la cicatrización de heridas y reducir al mínimo las infecciones periodontales.

Puesto que la epinefrina antagoniza con la acción de la insulina, lo que causa hiperglucemia, se recomienda el uso de anestesia local sin vasoconstrictores, cuando sea posible, para los pacientes con diabetes no controlada. Otra consideración es que los glucocorticosteroides se deben usar con cautela, pues también tienen el potencial de elevar los niveles glucémicos.

El manejo de la higiene dental también incluye el tratamiento con fluoruro de los pacientes con altos índices de caries y recomendaciones para aliviar la xerostomía, en caso necesario. Puesto que el paciente con diabetes no controlada responde de manera exagerada a la placa, la recomendación de una higiene bucal meticulosa es esencial.