Manejo odontológico

En el caso de los pacientes con diagnóstico de diabetes, las preguntas relacionadas con el régimen para la diabetes de cada individuo, las dificultades que pudieran estar enfrentando en relación con la diabetes, los resultados de la última visita médica, los cambios en sus medicamentos y el cumplimiento del tratamiento, son esenciales para empezar a formular un plan odontológico. Debido al mayor riesgo de hipertensión, conviene hacer una medición de la presión arterial (Tabla 1). Un examen bucal exhaustivo proporcionará datos adicionales para crear un plan que conduzca hacia un ambiente saludable y preventivo para el paciente con diabetes. Una exploración periodontal exhaustiva, que incluye sondeo circunferencial anual de todos los dientes, determinación de la pérdida de inserción clínica, sangrado y exudado durante la exploración, movilidad y afectación de las furcas, una serie completa de radiografías periapicales de toda la boca, un odontograma completo y un plan de tratamiento, complementarán los hallazgos. Para iniciar tratamiento, los valores glucémicos aleatorios deberán ser de entre 70-200 mg/dL. La mayoría de los glucómetros proporcionarán una lectura de la concentración glucémica en segundos.

Es imperativo pedir al paciente que traiga su sistema de monitoreo glucémico y obtener un valor glucémico antes del tratamiento. Es riesgoso confiar en la memoria del paciente para obtener un valor exacto. Algunos pacientes sienten vergüenza o no están dispuestos a compartir sus valores glucémicos altos, y podrían modificar la cifra verdadera.