Modulación del huésped, diabetes y periodontopatía

Al hablar sobre modulación del huésped, los científicos se refieren a la inoculación de individuos sanos con cepas de agentes patógenos debilitadas o atenuadas a fin de protegerlos contra la enfermedad.23 Un buen ejemplo de virus atenuado (debilitado) que sirve como vacuna satisfactoria es la vacuna contra la gripe, que salió al mercado en 1945. La manipulación de la respuesta inmunológica es deseable en enfermedades como el rechazo de injertos, la autoinmunidad y las alergias, y eso ayuda al huésped a combatir contra agentes infecciosos como los microorganismos periodontopáticos. Los individuos con diabetes reciben dosis dobles de las cascadas o eventos inflamatorios que provocan la respuesta del huésped, ya que el huésped no solo reacciona al microorganismo periodontopático, sino a una respuesta prolongada a la hiperglucemia. Como se sabe, la hiperglucemia suele ser el resultado de una destrucción de tipo inmunológico de las células beta de los islotes del páncreas. Una predisposición genética de los pacientes con diabetes tipo 1 contribuye a esa destrucción inmunológica. La diabetes tipo 1 es un resultado de la destrucción de tipo inmunológico. En el caso de la diabetes autoinmunológica latente del adulto (DALA), “La destrucción inmunológica subyacente de las células beta en los pacientes con DALA conduce a la dependencia insulínica más con rapidez que en la diabetes tipo 2, pero los factores genéticos e inmunológicos más atenuados que se asocian con la DALA, en comparación con la diabetes tipo 1, derivan en mayor edad al inicio y avance más lento hacia la dependencia insulínica”.24 El desarrollo de la diabetes tipo 2 podría tener alguna etiología genética, pero se piensa que es una combinación de predisposición genética, estilo de vida y factores ambientales