Xerostomía y candidiasis bucal

La candidiasis bucal, que es otra complicación de la diabetes, es una afección causada por un hongo llamado Candida albicans. La etiología más frecuente de la candidiasis bucal en los individuos con diabetes es la xerostomía, y la afección aparece ocasionalmente en pacientes con control glucémico deficiente. El tipo asociado con mayor frecuencia con la diabetes es la candidiasis (eritematosa) atrófica crónica, que aparece como una mancha roja o un placa de textura aterciopelada. En ocasiones, los pacientes se quejan de sensación de ardor o de alteraciones en el sentido del gusto. Los fumadores y los usuarios de dentaduras protésicas con mala higiene bucal están en mayor riesgo de desarrollo de candidiasis eritematosa atrófica crónica.

En un gran estudio epidemiológico, se vio que varias lesiones de los tejidos bucales blandos eran más frecuentes en los sujetos con diabetes tipo 1. El uso de antimicrobianos, inmunosupresores o fármacos con efectos secundarios xerostómicos, no se relacionó con la presencia del organismo Candida. Se descubrió que la presencia del organismo Candida se asocia considerablemente con el uso de dentaduras protésicas, el consumo de cigarrillos y el control glucémico deficiente.25

Bartholomew et al. compararon la frecuencia y gravedad de la Candida bucal en pacientes con diabetes tipo 1, y descubrieron que esta se presenta en 75 % de los sujetos con diabetes y solamente en 35 % del grupo de control. Como resultado de este estudio, los autores concluyeron que los individuos con diabetes tipo 1 están predispuestos a la candidiasis bucal, y que esta predisposición es independiente del control glucémico.26

Al examinar a individuos con diabetes tipo 2, Belazi el al. investigaron los posibles factores que influyen en la prevalencia de Candida bucal en una pequeña muestra de pacientes. La presencia de Candida bucal fue considerablemente más alta entre los pacientes con diabetes tipo 2 que entre los sujetos sanos, pero los investigadores descartaron variables como xerostomía, prótesis totales, edad, sexo y control glucémico como factores complementarios.27

En la diabetes, la xerostomía se relaciona con cambios estructurales en las glándulas parótidas, lo que se traduce en deficiencia funcional salival y, en ocasiones, hinchazón de las glándulas parótidas 28,29 Además, el fumar cigarrillos, la disgeusia (mal sabor de boca), el consumo más frecuente de refrigerios, el uso de medicamentos xerógenos y el aumento de los niveles glucémicos en ayunas, también se asocian de manera importante con disminuciones del flujo salival.

Los casos de xerostomía y disminución del flujo salival son más frecuentes entre los pacientes con diabetes tipo 1 y neuropatía. Se recomienda una evaluación exhaustiva de la función salival.30